Violencia contra niños y adolescentes en Lima se incrementó en 50% durante la pandemia, revela estudio del INSM.

Resultados del estudio epidemiológico realizado a nivel de Lima Metropolitana por el Instituto Nacional de Salud Mental (INSM) del Ministerio de Salud (Minsa), reveló que las agresiones y los trastornos clínicos en los niños, niñas y adolescentes, así como las conductas violentas intrafamiliares, se incrementaron en un 50% durante la pandemia del coronavirus (COVID-19).

De acuerdo a la investigación, el 60,3% de niños de 6 a 11 años, el 44,4% de 1.5 a 5 años y el 59,3% de adolescentes han sido víctimas de conductas de maltrato físico por parte de sus cuidadores. Asimismo, fueron violentados psicológicamente el 40,7% de adolescentes, el 34% de niños de 6 a 11 años y el 25% de menores de 1.5 a 5 años.

Entre los problemas clínicos, la depresión es más frecuente en el 31,5% de adolescentes, y el miedo a separarse de una figura de apego predomina en el 42,40 % de niños de 6 a 11 años de edad.

Al respecto, el psiquiatra Rolando Pomalima Rodríguez, director ejecutivo de la Dirección de Investigación, Docencia y Atención Especializada de Niños y Adolescentes del INSM, unidad orgánica que realizó la investigación, sostuvo que el estudio señala -además- que los progenitores perciben la conducta del niño como estresante, conllevando a conductas violentas.

Por lo que, exhortó a estar alerta y buscar ayuda profesional ante síntomas de depresión y ansiedad; y externalizantes como los problemas de conducta, agresividad y de sueño que viene incrementándose. “Los menores se muestran más callados o irritables, se encierran en su cuarto, no pueden dormir y tienen sentimientos de culpa; están sufriendo”, anotó.

Cabe mencionar que, el estudio para conocer el impacto del COVID-19 en la salud mental de la población infantil se realizó en una muestra de 1.537 de niños y adolescentes entre edades de 1.5 a 18 años, con una distribución de un 31,9% de niños de 1.5 a 5 años, 38% en edad de 6 a 11 años y 30,1% adolescentes.

Fuente: peru21.pe