Video muestra cómo soldados rusos mataron a dos civiles antes de saquear un negocio a las afueras de Kyiv

Kyiv, Ucrania (CNN) — Soldados rusos dispararon contra dos civiles desarmados mientras se alejaban tras un encuentro en las afueras de la capital ucraniana de Kyiv.

CNN obtuvo un video de vigilancia de lo que ahora está siendo investigado como un crimen de guerra por fiscales ucranianos.

Ambos civiles murieron después del despiadado tiroteo que va en contra de las llamadas reglas de la guerra que prohíben atacar a civiles. CNN ha identificado a las víctimas. Uno era el propietario de la concesionaria de vehículos que fue saqueada, cuya familia no quiere que la nombren. El otro era Leonid Oleksiyovych Plyats, un abuelo de 68 años que trabajaba como guardia allí.

Su hija, Yulia, no soporta ver el video del día que murió su padre, pero lo está guardando para mostrárselo algún día a sus hijos, para que no olviden lo salvajes que fueron los invasores.

“Son verdugos”, le dijo a CNN. “Es horrible porque mi padre era un civil, tenía 68 años, un hombre pacífico y desarmado”.

Los asesinatos de los civiles fueron captados desde múltiples ángulos

Las imágenes de las cámaras de seguridad captan el intento ruso inicial de tomar Kyiv en marzo. En la carretera principal a la capital, la lucha fue feroz cuando las fuerzas ucranianas lucharon contra las tropas rusas y los petroleros para detener el avance.

Pero lo que sucedió afuera de la concesionaria de autos el 16 de marzo no fue una batalla entre soldados o incluso soldados y civiles armados.

El video ha sido verificado por CNN. Se compila a partir de varias cámaras alrededor de la propiedad y, aunque no tiene sonido, sus imágenes son claras. Fue un asesinato cobarde y a sangre fría de dos hombres desarmados.

En el video se ve llegar a cinco soldados rusos e intentan entrar en los negocios, disparando a las cerraduras y rompiendo cristales.

Al acercarse el dueño que tiene las manos en alto, los soldados lo detienen y parecen registrarlo en busca de armas. Luego llega Plyats y también es cacheado. Parece haber alguna conversación antes de que los soldados se den la vuelta y los dos civiles comiencen a caminar de regreso a su puesto de guardia.

Luego, al menos dos de los soldados se colocan detrás de los hombres y abren fuego. Ambos civiles caen al suelo.

CNN ha solicitado comentarios del ministerio de defensa de Rusia, pero no ha obtenido respuesta.

Un alto fiscal de Ucrania dice que el incidente está siendo investigado como un crimen de guerra después de ver el video que obtuvo CNN.

Además del asesinato, el video muestra mucho más el comportamiento poco profesional del grupo de cinco soldados, identificados como miembros de la fuerza invasora por sus uniformes, análisis de quién controlaba qué área en ese momento y declaraciones de testigos.

Se ve a los hombres dentro del concesionario quitándose el chaleco antibalas y mirando a través de cajones y escritorios. Un hombre agarra un gorro con pompones de un estante y se lo pone. Dos hombres toman bebidas y aparentemente brindan entre sí.

El abuelo trató de salvarse

Mientras los soldados saqueaban los negocios, Plyats seguía con vida. El video lo muestra luchando para ponerse de pie, atar lo que parece un torniquete alrededor de su muslo y cojear de regreso a su puesto de guardia.

Allí, consigue un teléfono para pedir ayuda.

Ese llamado fue a sus compatriotas, más ciudadanos ucranianos que se quedaron a defender sus barrios.

La heterogénea fuerza de voluntarios trató de rescatar a Plyats, intercambiando disparos con las fuerzas rusas mientras luchaban por alcanzarlo, dijo el comandante del grupo que no quiso ser identificado para proteger su seguridad.

Las imágenes de vigilancia muestran a Plyats desplomado dentro de la caseta de vigilancia mientras los ucranianos llegan hasta él. Lo sacan a rastras, dejando una amplia franja de sangre. Murió allí fuera de la caseta de vigilancia. El comandante dijo que se desangró porque los combatientes civiles inicialmente tuvieron que retirarse, simplemente no tenían la potencia de fuego para enfrentarse a los tanques y armas que los rusos tenían en el área.

El comandante civil dijo que Plyats y el propietario del concesionario habían sido advertidos de que los rusos se estaban acercando, pero optaron por quedarse. La hija de Plyats dijo que creía en cumplir con su deber, así que se puso a trabajar. Ninguno de los dos parecía tener idea de cómo serían tratados cuando se acercaran a los soldados.

El combatiente voluntario dijo que lo sucedido ha generado odio hacia esas tropas rusas que mataron sin razón y otros como ellos.

“Seguro es un crimen de guerra”, dijo. “Si hay alguna posibilidad de alcanzarlos y atraparlos, creo que merecen la pena de muerte”.

La hija de Plyats pidió que sus restos fueran incinerados, ya que un entierro adecuado era imposible en medio de los combates. Sus cenizas aún la esperan en la morgue y ella espera poder, algún día, poder enterrarlas en la tumba de su madre. Todo lo que puede hacer ahora es recordar a su padre “muy alegre” y esperar que se haga justicia.

“Deben ser juzgados”, dijo sobre sus asesinos. “Espero en una corte internacional. Espero que no solo Ucrania sino todo el mundo aprenda sobre sus crímenes”.

Fuente: CNN