¿Verdad o mito?: ¡No como plátano porque engorda!

Es sábado, son las cinco de la tarde… “ya almorcé pero a esta hora ¡mmm un dulcecito!”, en mi dieta me toca una aburrida fruta, pero lo siento, tengo ansiedad… ¡NO! Me tengo que controlar, una fruta debe ser mejor.

A paso acelerado voy a la cocina y mi mente tiene la idea bien clara, esa fruta que antes era aburrida ahora es LA FRUTA, mi postre merecido que calmará todo deseo de atrapar lo primero que encuentre. Por fin llegué a la cocina, por supuesto todo en su lugar, no hay nadie porque no es hora de comer, veo el refrigerador y me siento como un león listo para atrapar a su presa. Rebusco por toda la refrigeradora… para variar es fin de semana y casi no queda nada excepto un plátano que me está mirando y mi conciencia pregunta ¿Lo como o engorda mucho?

Cuantas veces te pasó lo mismo, cuántas veces te has hecho la misma pregunta, vivimos tan preocupados de las calorías y las dietas que nos olvidamos de la nutrición. Sabías que en una dieta puedes comer el tipo de fruta que te provoque. El profesional de nutrición para comparar los alimentos utiliza 100g de parte comestible de cada alimento, así, si comparamos el plátano con otras frutas, este resulta ganar muchas veces en calorías.

Pero sabes, eso no es lo único que debes considerar: ¿que pesa más una manzana o un plátano pequeño pelado? La parte comestible de una manzana (es decir toda) pesa en promedio al menos 200 g, esto contiene algo más de 108 calorías, un plátano pequeño pelado pesa alrededor de 100g esto aporta cerca de 83 calorías. Es decir, un plátano puede aportar cantidades similares de calorías que una manzana. Te das cuenta como sí puedes comer la fruta que te provoque aún estando a dieta.

Calorías más, calorías menos, eso no es lo más importante. Los alimentos deben convertirse en la gasolina del día, son energía pero además pueden tener diferentes efectos en tu cuerpo. ¿Habrás visto algún tenista famoso comer plátano junto a su bebida rehidratante? Estoy segura que ya sabes a quien me refiero y si no lo sabes te lo dejo de tarea, recuerda el plátano es por excelencia la fruta del deportista.

Para el deportista formar masa muscular no es tarea fácil, pero mantener la masa muscular, es decir los músculos tonificados y hasta crecidos puede resultar delicioso. Sabrás que para poder realizar actividad física el músculo gasta la energía de sus depósitos (estos están almacenados como glucógeno, un tipo de azúcar), gasta también entre otros nutrientes, potasio.

Ese almacén de energía del músculo debes reponerla o en el mejor de los casos ahorrarla si no quieres perder masa muscular. Si consumes un plátano previo a la actividad física, el tipo de carbohidrato que contiene llega a la sangre pronto, liberándose durante 60 a 90 minutos para utilizarse como energía y no perder o reponer las reservas del músculo.

Esto te permitirá contar con mayor resistencia y alcanzar más tiempo de entrenamiento. También tiene cantidades importantes de potasio algunas de sus funciones aquí te las recuerdo: necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso, necesario para la actividad muscular normal y el equilibrio del agua dentro y fuera de la célula. Por eso, el deportista que sabe no tiene dudas al comer el delicioso plátano.

Ahora si tú no eres deportista, también te verás beneficiado porque todo el tiempo gastamos energía en especial los chicos y puedes incluirlo en las comidas principales como el desayuno. Hay también otros beneficios, el plátano contiene un tipo de fibra que favorece y estimula el crecimiento de las bacterias beneficiosas (bífido bacterias y lactobacilos) del colon, esas mismas que siempre escuchas en la publicidad de los yogures bio, te ayudarán a mejorar el tránsito intestinal y a prevenir el cáncer de colon.

Como si fuera poco, contiene sustancias químicas naturales entre ellas los taninos, cuando el plátano está maduro estos taninos tienen capacidad astringente, es decir captan agua reduciendo la cantidad de líquido perdido en los casos de diarrea.

Y si sufres de hipertensión arterial o afecciones de vasos sanguíneos y corazón debes saber que por su elevado contenido en potasio y bajo en sodio, el plátano es bueno para ti y no debe faltar en tu dieta. Finalmente si por algún motivo tu médico te indicó tomar diuréticos con cierta frecuencia, sabrás que se puede perder potasio, el plátano te ayudará a recuperarlo.

ALGUNOS TIPS PARA ELEGIR Y CONSERVAR EL PLÁTANO

Cual elegir

– El que esté sin golpes ni magulladuras

– Si los quieres maduros, a mayor color mayor madurez

– Los ejemplares que están excesivamente blandos, podrían servir para preparar un postre casero.

– La presencia de manchas y puntos negros o marrones en la piel no afecta a la calidad de la pieza.

Como conservarlos

– Mantenlos en un lugar fresco, seco y protegido de la luz directa

– Si los conservas en el refrigerador, se pondrá negro, pero esto no afecta en absoluto su calidad nutritiva.

– Los plátanos también se pueden congelar hasta por 2 meses

– Duran más en racimo que sueltos

– Si son parte de una ensalada, rocíales limón para que no se oxiden