Van 4 líderes ambientales asesinados por las mafias de la tala y la minería ilegal

En Madre de Dios hay paraísos que por sus riquezas naturales se ven constantemente violentados y sus recursos se convierten en un botín. La Reserva Nacional de Tambopata es uno de esos paraísos, donde, por ironías del destino, ser defensor de la naturaleza es causa suficiente para que su vida corra peligro de muerte.

Hoy, una de esas víctimas es el hijo mayor de Demetrio Pacheco Estaca, conocido ambientalista, uno de los opositores más visibles de la minería ilegal y vicepresidente del Comité de Gestión de esa reserva.

Roberto Carlos Pacheco Villanueva (34) recibió dos disparos mientras recorría su concesión forestal, ubicada en la margen derecha de la carretera Interoceánica (Urcos-Iñapari).

El cuerpo fue encontrado por su propio padre. Ambos eran amenazados desde hace ocho años cuando empezaron a invadir sus territorios.

Realizó ocho denuncias

Demetrio Pacheco había presentado 8 denuncias por deforestación ante el Ministerio Público, según informó ante la Dirección Regional Forestal y de Fauna Silvestre del Gobierno Regional de Madre de Dios.

En abril, su hijo Roberto recibió amenazas. Seis sujetos, a quienes había recriminado al encontrarlos dentro de su concesión, se la juraron.

Pese a todo, la familia Pacheco Villanueva y otros ambientalistas continuaron enfrentándose a la minería ilegal, la tala ilegal y las invasiones de terrenos en plena Amazonía.

Esas amenazas de muerte fueron consumadas el viernes último. Roberto fue encontrado sin vida en medio de una trocha que conduce a un terreno agrícola de la comunidad de San Juan, colindante con la concesión de su padre.

Según la Defensoría del Pueblo, el líder ambientalista era amenazado por presuntos invasores relacionados a la tala de árboles y a la minería ilegal. “Esta gente es de alta peligrosidad y habita La Pampa”, dijo el funcionario Guimo Loaiza.

Cuatro asesinatos

Con él suman cuatro los líderes ambientalistas asesinados desde que se declaró el estado de emergencia por la pandemia en el país. En abril fue victimado Arbildo Meléndez Grández (Huánuco); en mayo, Gonzalo Pío Flores (Junín); y en julio, Lorenzo Wampagkit (Amazonas).

Ayer, el Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado advirtió que hay más indígenas y campesinos que son amenazados por denunciar actos que atentan contra el ambiente.

Karina Garay, de la Fiscalía Especializada en Materia Ambiental, dijo que la tala, la minería ilegal y el tráfico de tierras son liderados por mafi as.

Que no quede impune

El Ministerio de Justicia precisó que no permitirán que quede impune el asesinato de Roberto Pacheco, hijo del defensor ambiental Demetrio Pacheco. También dijo que, según el protocolo, se articularán esfuerzos con la Policía para brindar protección a los familiares.

La clave

El Ministerio del Interior precisó que un grupo de policías de inteligencia y de investigación criminal de Madre de Dios han intensificado la búsqueda, ubicación y captura de los asesinos de Pacheco.

Fuente: La República