Vacunagate: riesgo de una crisis más profunda

Con la divulgación de una lista de casi 500 funcionarios que se vacunaron irregularmente, el país corre el riesgo de sufrir una crisis mayor.

“A la crisis de salud, económica, social, a la inestabilidad política que vivimos en los últimos meses, se ha unido una crisis ética y moral. El comportamiento ético que hemos visto durante los últimos tiempos, con autoridades a todos los niveles, con personajes públicos desde lo más altos hasta local, acusados de corrupción y utilizando su poder para beneficio personal, requiere una profunda reflexión”, expresó el presidente Francisco Sagasti, en referencia al caso “Vacunagate”

Esto, luego de que el mandatario recibiera la lista de 487 vacunados con la dosis de Sinopharm, una información brindada por la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH).

Los datos fueron, además, remitidos al Congreso, a la Contraloría General de la República, la Procuraduría General del Estado y la Comisión investigadora del Ministerio de Salud.

¿Pero por qué el escándalo? Es que en la lista aparecen personajes que habrían usado sus altos cargos para hacerse de la vacuna, la cual estaba destinada para el personal de salud de primera línea de batalla contra el virus.

Así, figuran nombres mediáticos: el expresidente Martín Vizcarra, su esposa Maribel Díaz y su hermano César Vizcarra; el candidato de Fuerza Popular, Alejandro Aguinaga; el exviceministro de Salud Pública, Luis Suárez-Ognio.

Del Minsa, son casi 50 los funcionarios que recibieron la vacuna, entre ellos la exministra Pilar Mazzetti; y del Ministerio de Relaciones Exteriores solo figuran la exministra Elizabeth Astete y Jorge Arturo Jarama, exdirector de Ciencia y Tecnología, quien además participó de las negociaciones de la vacuna Sinopharm.

¿Más inestabilidad?

¿Por qué Perú ha vuelto a caer en una situación tan precaria, cuando todos deberíamos poner el hombro para salir de la crisis? Sagasti fue elegido por el Congreso para cumplir la función de presidente de la República durante el estado de emergencia, aunque está lejos de contar con el apoyo de los legisladores.

“Soy consciente de que me guste o no me guste, nos guste o no nos guste, me eligieron 97 congresistas, muchos de ellos que no estaban ni convencidos de que yo fuera presidente, sino que no les quedaba otra opción”, aseveró.

Con este panorama, ¿cabe la posibilidad de una crisis política aún más profunda y de cara a los comicios? Para el analista político, Gerardo Távara, habrá una fuerte reacción del Congreso, hay que evitar que estos intenten aprovechar políticamente la coyuntura para crear inestabilidad.

“Las investigaciones ya empezaron y hay que dejar que sigan su curso, pero que sean de manera rápida. Y asegurar que esto no afecte a los lotes de vacunas que están por venir. Pero preocupa que vaya a impactar en la confianza de la ciudadanía, a la que nuevamente vuelven a engañar”, declaró.

Asimismo, consideró que en el Congreso hay quienes, desde que se supo la vacunación de Vizcarra, pidieron la caída de la mesa directiva o el regreso de Manuel Merino: “Esto debe ser descartado, necesitamos un clima de tranquilidad, no cálculos políticos que provoquen despropósitos”.

Por su parte, la docente de Humanidades de la Universidad de Piura (UDEP), Genara Castillo, opinó que la mayor parte de la población, además del dolor por la pérdida de familiares y conocidos, sentirán una profunda desconfianza que les llevará a pensar que todos los políticos son iguales, algo peligroso de cara a los comicios del 11 de abril.

“Es una situación en la que todos debemos poner por encima nuestras diferencias y estudiar muy a fondo las decisiones que se van a tomar porque el remedio no puede ser peor que la enfermedad, no podemos generar más caos social e inestabilidad política. Ya falta poco; más bien hay que informar a la gente para que se prepare para un voto informado, que siga este gobierno transitorio, que nos tomemos en serio las elecciones”, señaló.

¿Afecta vacunación?

Las negociaciones para la adquisición de las vacunas no se verán afectadas por el Caso “Vacunagate”. Así lo afirmó el nuevo ministro de Salud, Óscar Ugarte, quien pidió que se disipen las dudas sobre la integridad de las negociaciones.

“Descarto que la vacunación irregular haya sido un mecanismo de influencia. Me siento decepcionado y lamento que la exministra, exviceministros y decenas de altos funcionarios estuvieran involucrados. Ninguno de los participantes seguirán en la administración pública y se investigarán las responsabilidades individuales”, dijo.

En otro momento, indicó que se han adquirido vacunas de otros laboratorios como Pfizer, AstraZeneca y el mecanismo Covax Facility. En tanto, se sigue negociando con Johnson & Johnson, Gamaleya, entre otros.
Por su parte, el exministro Fernando Carbone, quien preside la comisión investigadora del Minsa, aseguró que dentro de 9 días presentará su informe final. Detalló que han pedido toda la información de las 3.200 vacunas extra que llegaron y sobre cómo se han dividido.

Datos

* El Congreso debatió la moción de orden del día que propone crear una comisión multipartidaria encargada de investigar el presunto favorecimiento en la aplicación de vacunas en altos funcionarios.

* La presidenta del Congreso, Mirtha Vásquez, pidió celeridad de las investigaciones hacia los involucrados fuera de los ensayos clínicos: “Hemos sido testigos de un acto de cinismo político al más alto nivel en nuestro país. Esta vez no solamente ha afectado los intereses públicos, sino impactado en la salud de mucha gente en nuestro país”.

Fuente: eltiempo.pe