Una escuela modular y sostenible para la era COVID

Muchos estudiantes de todo el mundo están regresando a las aulas, a pesar de que la pandemia de COVID-19 está lejos de terminar. El hecho es que no solo hay problemas de salud, sino que a muchos niños les preocupa el proceso de reintegración que sigue a una ausencia tan prolongada.

Desafortunadamente, las escuelas actuales no fueron diseñadas para adaptarse a situaciones de salud como la que enfrentamos, por lo que las soluciones alternativas son muy bien recibidas, y podrían proporcionar un modelo para el futuro.

Con esta problemática en mente, el diseñador estadounidense Valentino Gareri ideó un concepto de centro educativo modular con dos estructuras en forma de anillo que combinan espacios interiores y exteriores.

La “Escuela Tree-House” o Casa del Árbol, aborda los problemas de salud derivados de COVID-19 al tiempo que incorpora características sostenibles y un diseño modular que permite una expansión futura basada en las necesidades de capacidad.

Las aulas estarían bien ventiladas, y el distanciamiento social sería más fácil de lograr debido a los espacios adicionales incorporados en el diseño. Las salas también se pueden reutilizar para diferentes funciones, incluidos centros médicos temporales o unidades residenciales a corto plazo.

Las características sostenibles incluyen la recolección de agua de lluvia y dispositivos de energía eólica. Estos serían visibles para los estudiantes, ubicados en el techo, permitiendo que la sustentabilidad se convierta en parte de la experiencia educativa.

“La escuela del futuro tiene que ser sostenible, y capaz de cumplir con los nuevos requisitos post-COVID. Tiene que contar con espacios al aire libre inclusivos y abiertos a la naturaleza, hechos de materiales naturales y técnicas de construcción de bajo costo, como el diseño modular”, dijo Gareri.

Además de las aulas, el diseño también incluye un centro comunitario, una plaza urbana, un café y una biblioteca.

Fuente: Periodismo