Ubinas: El laboratorio volcánico del Perú.

Entre los años 1550 y 2019, el volcán Ubinas (Moquegua) ha presentado al menos 27 erupciones volcánicas, con una recurrencia de cada 2 a 6 años. Solo en el siglo XXI presentó tres procesos eruptivos: 2006-2009, 2013-2017 y 2019 que se caracterizaron por la generación de violentas explosiones y constantes emisiones de cenizas que fueron dispersadas por el viento a decenas y centenas de kilómetros de distancia del volcán. En general, las erupciones del Ubinas presentaron Índices de Explosividad Volcánica (IEV), referidas a la magnitud de la erupción, de 2-3, en una escala que va del 0 al 8.

Ante la recurrente actividad eruptiva del Ubinas, el Instituto Geofísico del Perú (IGP) desarrolló e implementó métodos geofísicos de monitoreo que hoy en día permiten realizar el pronóstico oportuno de erupciones volcánicas. Las investigaciones se iniciaron en 1996 con el registro y evaluación de las primeras mediciones de su actividad sísmica y fumarólica, proporcionando información clave a la hora de identificar el comportamiento de este volcán en un estado de reposo o eruptivo. Posteriormente, las investigaciones de los tipos de señales sísmicas registradas durante etapas previas a las erupciones y durante el proceso eruptivo 2013-2017 permitieron la identificación y reconocimiento de un patrón o secuencia de señales sísmicas que se generan antes y durante del desarrollo de explosiones volcánicas.

En ese sentido, el pronóstico de erupciones volcánicas se basa, precisamente, en el registro, análisis y reconocimiento en tiempo real de aquellas señales sísmicas asociadas con el ascenso de magma o roca fundida que proviene del interior de la Tierra. Con este conocimiento y experiencia, afrontamos el proceso eruptivo 2019 del Ubinas, donde aplicamos exitosamente dicho pronóstico y como IGP emitimos información sobre una posible erupción con una semana de antelación. Así, el 19 de julio de 2019 el Ubinas erupcionó, fenómeno que afectó a unas 30 000 personas localizadas en las regiones de Moquegua, Puno y Tacna.

El pronóstico de erupciones volcánicas desarrollado por el IGP es una herramienta fundamental para la implementación de tareas de prevención ante el peligro volcánico que permite alertar con semanas y meses de antelación sobre una reactivación o erupción volcánica a las autoridades miembros del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (SINAGERD). El desarrollo de un modelo de pronóstico para anticipar las erupciones del volcán Ubinas es ahora aplicable para otros volcanes peruanos activos como el Sabancaya, Misti y otros monitoreados por el IGP, siendo un claro ejemplo de cómo la investigación científica está abocada a mejorar la calidad de vida de los peruanos asentados en zonas de actividad volcánica. Por ello, en el IGP, seguimos haciendo “Ciencia para protegernos, Ciencia para avanzar”.

Escrito por: José Del Carpio, vulcanólogo del IGP.