Trump reconoce derrota ante Biden en Twitter; luego se retracta

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, admitió este domingo en un tuit que su rival demócrata, Joe Biden, ganó las elecciones del pasado 3 de noviembre, para luego retractarse de sus palabras e insistir en un “fraude electoral”.

A través de la red social, el republicano afirmó que su derrota se debe a que las elecciones “estaban amañadas”, pues aseguró que no se permitió la presencia de observadores del voto, y que además estos fueron contados por una compañía privada de mala reputación.

“Ganó porque las Elecciones estaban amañadas. No se permitieron observadores del voto, los votos fueron contados por una compañía propiedad privada de la Izquierda Radical, Dominion, con una mala reputación y equipo engañoso, que no pudo siquiera cumplir con los requisitos para Texas (¡Que yo gané por mucho!). ¡Los Medios de Comunicación Falsos y Callados, y más!”,

Escribió Trump en su Twitter.
Minutos después del primer tuit, el mandatario estadounidense se retractó, diciendo que “no concede nada”, y que “aún queda un largo camino por recorrer”.

Llevan a cabo marcha en apoyo de Trump
Apenas este sábado, miles de partidarios de Donald Trump se congregaron en Washington D.C. para manifestarse por lo que, aseguran, fue un fraude electoral.

En un mar de banderas estadounidenses, gorras rojas y pancartas que denunciaban el “robo” de las elecciones del 3 de noviembre, al menos 10 mil personas se reunieron en la Plaza de la Libertad, a pocas calles de la Casa Blanca.

Joe Biden consiguió 306 votos electorales
Los resultados de todos los estados ya fueron anunciados por las grandes cadenas de televisión del país. Biden consiguió 306 votos electorales, contra los 232 del presidente Trump: justo las mismas cifras, pero a la inversa, que en la victoria del magnate republicano, calificada entonces por él como un “maremoto”, frente a Hillary Clinton en 2016.

Varias autoridades electorales locales y nacionales, entre ellas la agencia de ciberseguridad y de la seguridad de las infraestructuras (CISA), que depende del ministerio de la Seguridad Interior, han rebatido frontalmente las acusaciones de irregularidades vertidas por el presidente.