Trabajador de Sedapal denunció robo de su celular y delincuente le disparó 4 veces por venganza

Con información de Deysi Portuguez / URPI-LR

Aumenta la delincuencia y el sicariato. Un padre de familia denunció el robo de su celular en la comisaría de Caja de Agua, en San Juan de Lurigancho. Dos días después, el delincuente le disparó 4 veces por venganza. Tras más de 15 días de hospitalizado, el hombre falleció producto de los impactos de bala.

El 14 de diciembre, el hombre se dirigió a la vivienda de sus hijos cuando sufrió el hurto de su celular y fue agredido. Después, acudió a la comisaría, pero no quisieron recibirle la denuncia.

Las agresiones del delincuente se intensificaron, luego de que lo esperara dos días y le realizara un corte en una parte de la cabeza. Con una herida abierta, la víctima, que responde al nombre de Edgar Melgarejo, se dirige a la comisaría y nuevamente no le reciben la denuncia hasta que se cure la abertura de la cabeza.

“No podía sentar la denuncia. Entonces, el (presunto) asesino Jair Picoy Huamán va el día 16 y lo corta con un pico de botella en la cabeza, de 30 puntos. Han ido la comisaría, no han tomado su denuncia. Cuando regresa al domicilio de las personas que lo auxiliaron, el delincuente le dispara cuatro balazos”, relató la hermana de la víctima.

El padre de familia recibió dos impactos de bala en el abdomen y otros dos en los brazos. Tras 18 días internado y con un estado crítico, el hombre falleció.

“La bala perforó todos sus órganos. (…) A través de que se enteraron, lo mataron, pero ni siquiera le recibieron la denuncia en la Comisaría de Caja de Agua. (…) Deja a sus dos hijos en orfandad, es trabajador de Sedapal”, añadió.

La familia de la víctima indicó que tienen temor a represalias, por lo que exhortan a la Policía que logren su pronta captura. “Solamente falta la acción de la Policía, pero no hay proceso, ni nada”, dijo la hermana, quien ya identificó al presunto asesino.

Fuente: La república