Tingo María: la bella durmiente del Perú

Atrás de la ciudad de Tingo María (Huánuco), se encuentra la figura de una mujer, echada de espaldas y mirando al cielo. Se trata de la montaña conocida como “Bella Durmiente”.

Cuentan que en tiempos incaicos existió un joven llamado Cuynac, quien se enamoró de una princesa, Nunash. Vivieron en tiempos felices, rodeados de vasallos, pero su felicidad se vio truncada al ser atacados por el padre de otra princesa llamada Amaru, que llegó convertido en culebra.

Cuynac, con su habilidad en la hechicería, convirtió a su amada en una mariposa para que volara a pedir ayuda, y a él mismo en piedra. Cuando ella regresó a su forma humana y con la ayuda necesaria, venció, pero Cuynac ya no podía regresar a su forma original. Nunash, cansada, se sentó sobre su amado convertido en piedra.

En Tingo María también está el Parque Nacional que lleva el mismo nombre y está ubicado a unos 6 kilómetros de la ciudad. En su interior sobreviven una serie de especies silvestres muchas de ellas en peligro de extinción.

Otro lugar para visitar luego de la crisis sanitaria en el país, es la Cueva de las Lechuzas, la cual es una gigantesca gruta que se encuentra ubicada en una parte empinada del cerro Bella Durmiente. Esta gruta está conformada de piedra caliza, en las que se puede apreciar una diversidad de figuras e imágenes en el piso, paredes y techo.

Dato

Estos y más destinos nacionales podrían ser visitados desde finales de octubre.

Fuente: eltiempo.pe