La red de cafeterías Starbucks anunció que en dos años dejará de usar pajitas de plástico en sus más de 28.000 locales en todo el mundo, con el objetivo de reducir su impacto medioambiental.

Una tapa reciclable diseñada por el ingeniero de la compañía Emily Alexander se utilizará para sustituir este elemento que usan anualmente. Starbucks se presenta como una de las primeras grandes compañías internacionales en presentar una solución alternativa a la contaminación global del plástico.

Los primeros en probar la nueva tapa serán los clientes de Vancouver y Seattle, donde el pasado 1° de julio entró en vigor una ley que prohibía a los servicios de alimentación ofrecer pajitas y utensilios de plástico en sus tiendas o servicios.

La decisión de Starbucks de eliminar pajitas de plástico de un solo uso es un brillante ejemplo de la importante función que las empresas pueden desempeñar para frenar el avance del plástico oceánico, afirmó Nicholas Mallos, director del programa “Mar libre de basuras” de la organización “Conservación del Océano”.