Sobre los inocentes globos

Vemos los globos como algo inofensivo y no perdemos oportunidad para usarlos, sea para decorar alguna fiesta de cumpleaños, una boda, un aniversario, alguna celebración publica, deportiva o bien en una campaña política, sirven para crear un ambiente festivo y a veces, también se utilizan para mostrar pena.

Luego de ser utilizados, cuando dejan de ser necesarios ya nadie se preocupa de ellos y perdemos su control, es cuando se convierten en basura y comienza su lado oscuro, el más prolongado, ya que es de esas basuras peligrosas que matan seres vivos.

Es importante entender que detrás de la alegría o pena que nos dan los globos, existe una realidad triste para el resto de los seres vivos y medio ambiente en general. Los globos tienen que terminar en algún lado y habitualmente es en alguno de esos grandes vertederos de basura que llamamos mares y océanos. En el ambiente marino, son un peligro para los animales, al ser estos vulnerables a morir asfixiados si los llegan a consumir, como tortugas marinas, defines, peces y aves. Debemos comprender, que nosotros, los seres humanos, podemos ver la diferencia entre un globo y un ser vivo, pero ellos no.

Los globos se fabrican con látex, que proviene de la savia del árbol de caucho, al que se le agregan productos químicos, esto hace que sean considerados biodegradables. Sin embargo, esta se produce en un lapso aproximado de 6 meses, un tiempo más que suficiente para que los animales, marinos y terrestres, acaben confundiéndolos con comida y los ingieran. Hay que agregar los globos en papel de aluminio, que resultan ser más peligrosos por no ser biodegradables.

El globo común es de goma blanda y esta se adapta con facilidad a la forma de los intestinos, obstruyendo el tracto gastrointestinal e impidiendo el paso de los alimentos, provocando así una muerte lenta y dolorosa por inanición. Por su comportamiento, las aves tienen más posibilidades de morir por ingerir un globo que al ingerir un plástico duro. Esto lo convierte en el elemento más letal para las aves marinas.

Hay instituciones, en los Estados Unidos, que aconsejan no lanzar globos y buscar decoraciones alternativas, por ejemplo, haciendo burbujas de jabón o mejor aun plantando árboles. Existen sitios en internet, como Balloons Blow, que muestran el daño que provocan. En Europa se busca prohibir su fabricación junto a los plásticos de un solo uso.

Dado el conocimiento que hoy tenemos, por sus negativas consecuencias, lanzar globos debería ser ilegal en todas partes del mundo. Ahora que usted amable lector, conoce los peligros del material sintético de los globos y sí de todas formas quiere celebrar o manifestarse con ellos, hágalo con responsabilidad y luego de utilizarlos, deshágase de ellos de una forma que contamine y dañe lo menos posible la vida de nuestro planeta/hogar.

En este momento, en las zonas costeras del mundo, hay millones de globos depositados en ellas que al tener colores llamativos, atraen a muchos animales y aves. Ahora piense que algunos de ellos pasaron por sus manos.

Nosotros, como consumidores debemos educarnos y darnos cuenta que tenemos el poder de enfrentar con éxito algunos de los peligros para la vida del planeta, incluida la nuestra. La solución es simple, cambiar algunos de nuestros hábitos, tener cuidado con lo que consumimos y por sobre todo, prestar atención en cómo eliminamos nuestra más funesta creación, que es la basura.

Fuente: elquintopoder.cl