Inicio TENDENCIA Silvana Vargas: Logramos sostener los grandes ejes de la política social.

Silvana Vargas: Logramos sostener los grandes ejes de la política social.

 La ministra de Desarrollo e Inclusión Social, Silvana Vargas, explica las medidas que adoptó su sector durante la emergencia sanitaria y económica en favor de los sectores necesitados y traza los retos sociales de cara al futuro.

–¿Cuáles son los logros que ha conseguido el Midis en esta etapa de emergencia en la que el componente ha sido la pandemia?

–Lo primero que quisiera mencionar es que en el año del bicentenario el Midis cumple 10 años de creación. Lo importante es de qué manera se han logrado sostener los grandes ejes de la política social; durante la emergencia, adoptamos una estrategia que se caracteriza por tres ejes de trabajo: el monetario, con el pago del Bono 600, en el que se ha invertido 2,900 millones de soles; el alimentario, con la entrega de más de 3,000 toneladas de alimentos desde Qali Warma; y el comunitario, mediante la consolidación de la Red Amachay, con énfasis en la atención a los adultos mayores y las personas con discapacidad severa, con la generación de alertas para atender de manera oportuna no solo con servicios de salud, sino también con protección social, identificando casos de violencia familiar y situaciones de riesgo. Todo ello de la mano con el sector Salud, Conadis, EsSalud y los gobiernos locales.

Publicidad

El segundo bloque son los programas sociales; para mantener la atención hicimos ajustes a los procesos con acompañamiento de manera remota, con Cuna Más, Pensión 65. El programa Juntos atiende hoy a 800,000 hogares en su modalidad regular y temporal para brindar apoyo a la población que más necesita. Pensión 65 llega a más de 550,000 usuarios para garantizar el apoyo monetario, brindando oportunidades de trabajo y recuperación de haberes productivos.

–¿Cómo ha sido la atención de emergencia en estos tres ejes? Me refiero a la cantidad de beneficiarios y los recursos movilizados.

–En el caso del Bono 600 debo destacar que a diferencia del último bono de la gestión anterior, que tomó cerca de 50 días en implementarse, este se concretó en 17 días; aprobamos el decreto de urgencia el 31 de enero y el 17 de febrero empezamos el proceso de abono. A la fecha, hemos abonado al 91% de hogares, lo que representa 4.3 millones de usuarios. Sobre el tema alimentario, se invirtieron 76 millones de soles mediante Qali Warma y el Programa de Complementación Alimentaria, que está orientado a poblaciones vulnerables, las ollas comunes, reforzar los comedores populares para que puedan acoger a un mayor número de usuarios y dotar de equipos de protección, seguridad, limpieza.

–¿Cómo se hace para sostener esta movilización social que significa mantener los comedores populares, que son de gran ayuda para muchas familias?

–En el eje alimentario, diseñamos no solo una atención con enfoque territorializado, sino también la incorporación de tres innovaciones: la elaboración del primer registro unificado de ollas comunes y comedores populares, que nos permite saber cuántos hay, dónde se ubican y a cuántas personas atienden, para una planificación adecuada. Segundo, promovemos la conformación de comités de transparencia y acompañamiento para asegurarnos que esos alimentos lleguen a la población que más lo necesita, de manera equitativa y justa. Adicionalmente, iniciamos un proceso de fortalecimiento de capacidades, tanto con organizaciones sociales de base como con gobiernos regionales. Todo ello permite diseñar una estrategia de atención de movilización social que implica la responsabilidad del Estado, la sociedad civil y el sector privado; este último por ejemplo, en la dotación de materiales de bioseguridad, la entrega de ollas.

–¿A cuánto asciende la inversión para fortalecer la inclusión social rumbo al bicentenario?

–El presupuesto regular del sector es de 5,000 millones de soles, de los cuales 4 de cada 5 soles van a la atención regular de los programas sociales. Adicionalmente, recibimos 2,900 millones de soles para garantizar la entrega del Bono 600. Además, gestionamos recursos para garantizar la atención y reforzar el eje alimentario. También garantizamos el apoyo a la intervención en el desarrollo infantil temprano. La totalidad de esos recursos hacen 8,000 millones de soles que estamos gestionando en este momento. De cara a la formulación del proyecto de presupuesto que dejaremos, trabajamos con los equipos técnicos del Midis y del Ministerio de Economía y Finanzas para calcular los márgenes del presupuesto; la siguiente gestión tendrá que decidir qué sostendrá en el tiempo.

–Las cifras indican que la pobreza en el país aumentó en 10 puntos durante la pandemia. En el escenario pospandemia, ¿en qué deberá poner énfasis el sector pensando en los programas sociales?

–Creo que la agenda de cara al impacto que está dejando y dejará la pandemia en la vida de las personas supone trabajar en varios frentes. El primero es reforzar la estrategia de atención frente a la emergencia desde los tres ejes que he mencionado, ahí hay espacio para mejorar las iniciativas, pero estamos dejando un modelo de gobernanza territorial centrado en esos ejes que la siguiente gestión podrá intensificar. En segundo lugar, el refuerzo de los programas sociales pasa no solo por un incremento de la cobertura, lo cual es deseable, por eso ampliamos el número de hogares nuevos con empadronamientos para que sean acogidos. Tercero, el despliegue de esfuerzos que tienen que ver con atención al ámbito urbano, amazónico, consolidar los temas de desarrollo infantil temprano, oportunidades productivas en el ámbito rural. Por último, desplegar una mirada a la pobreza multidimensional.

–El Perú del próximo año será distinto al de antes de la pandemia, ese es un escenario que preocupa y deja una tarea pendiente para quienes asuman la conducción de este sector. ¿Cuál es su reflexión sobre el actual momento que vive el país?

–Creo que la incertidumbre conduce a la desesperanza o al fortalecimiento de nuestras convicciones; yo prefiero la segunda, prefiero creer que esta incertidumbre y esta expectativa que vivimos en realidad fortalecerá y comprometerá a quien asuma la conducción de nuestro país justamente a centrar las prioridades en la generación de oportunidades de bienestar. No me dejo ganar, en ningún caso, por la desesperanza, por la desilusión. Seguimos trabajando con la ilusión del primer día y con la intensidad del último.

Cumpliremos ocho meses en poco tiempo, trabajamos con mucho esfuerzo y creemos que lo que debemos hacer como país es trabajar siempre desde lo que nos vincula y no reforzar tanto aquello que habilita nuestras discrepancias. Ello nos permitirá priorizar y comprometer nuestros esfuerzos a favor de las personas que más lo necesitan y que están expectantes respecto a lo que vendrá. La labor que se ha desarrollado en estos meses es intensa y con compromiso, bajo el liderazgo del presidente Francisco Sagasti, bajo la lógica de una transición y emergencia, donde no solo se ha atendido de manera inmediata y oportuna la emergencia, sino que también se garantiza un proceso de transferencia ordenado, centrado en prioridades, que nos permita avanzar como país.

Principales desafíos

Consultada sobre los desafíos en materia de desarrollo e inclusión social, la ministra Silvana Vargas dijo que se deben reforzar, en primer lugar, los tres ejes (monetario, alimentario, comunitario) en torno a los cuales trabaja su sector.

En segundo lugar, mencionó que es importante fortalecer los programas sociales “que vienen generando resultados”.

“También necesitamos trabajar en la atención del reto de la pobreza en el ámbito urbano, y reforzar la labor en los distritos donde las necesidades varían, ampliando la cobertura y llegando a más personas”, indicó.

Señaló que otro gran desafío es transitar de un modelo de pobreza monetaria, con el cual nos seguimos rigiendo, a uno de pobreza multidimensional con enfoque territorial que acoja las particularidades de cada espacio.

“La pobreza solo se podrá combatir si articulamos esfuerzos y reforzamos las intervenciones, como lo venimos haciendo”, apuntó.

Comentó que se ha probado, a partir de un estudio elaborado con el Instituto Nacional de Estadística e Informática, que sumando las contribuciones que desde la política social se desarrollan, se ha contenido la pobreza en aproximadamente 11 puntos porcentuales.

Esto considera, dijo, las transferencias monetarias, las transferencias en especies con énfasis en los alimentos y también la entrega de los bonos.

La ministra de Desarrollo e Inclusión Social también consideró fundamental ampliar los beneficios para los comedores populares que durante la pandemia han sido y son un instrumento de ayuda para muchos hogares vulnerables.

Refirió que se ha logrado vincular 1,000 comedores al uso del gas natural, por medio del Fondo de Inclusión Social Energético, para que accedan a otro tipo de apoyo.

En el eje comunitario, mencionó, se ha invertido más de medio millón de soles para sostener la Red Amachay, de la mano de los gobiernos locales y en beneficio de muchas personas.

“Creemos que ahí hay una evidencia importante que respalda el trabajo que se hace en materia de política social, que, sin duda, puede ser mejorado, potenciado, mejor articulado y mejor comunicado”, puntualizó.

Datos

La ministra VARGAS sostuvo que el Midis no solo trabaja en la atención inmediata y en la emergencia, sino también en objetivos de mediano y largo plazo, entre ellos el impulso del desarrollo infantil temprano y la intervención Hambre Cero.

También destacó que Qali Warma entrega más de 66,000 toneladas de alimentos a instituciones educativas, además del apoyo alimentario, consistente en productos saludables e inocuos.

Fuente: elperuano.pe

Publicidad