Sigue estos cinco consejos para alimentar de manera nutritiva y económica a los niños en casa

La crisis por la Covid-19 trajo consigo una crisis alimentaria en el Perú. En mayo, durante el aislamiento social obligatorio por la pandemia, solo la mitad de los peruanos tuvo comida disponible, según el Programa Mundial de Alimentos de la ONU en Perú. 

Debido a la crisis económica, las personas están optando por comprar alimentos más baratos y dejando de lado las carnes o proteína animal. Esto puede tener graves consecuencias, sobre todo en poblaciones vulnerables como lo son los niños y niñas. Los menores están en plena etapa de crecimiento y necesitan comer de manera nutritiva para poder desarrollarse correctamente.

Ante esta situación, la nutricionista y presidenta del Frente del Concejo Municipal Contra el Hambre de Lima Metropolitana, Jessica Huamán, brinda los siguientes consejos para seguir comprando de manera económica y no dejar de lado la parte nutricional.

1. Por ejemplo, el huevo es un alimento que tiene contenido proteico y no es tan caro como las carnes. Este debe comerse siempre cocido – es decir pasado o duro -. De preferencia, no hacerlo frito porque así se le añaden grasas y pierde sus nutrientes.

2. El siguiente consejo es hacer guisos en vez de sopas. Las sopas dan una sensación de llenura, pero no tienen los nutrientes suficientes, sostiene la especialista. 

3. Asimismo, mencionó que si un día no se puede cocinar carne, una buena opción para un plato nutritivo es comer menestras – como lentejas, frijoles, etc – junto con una porción de cereal, ya sea arroz o quinua. 

4. Por otro lado, la nutricionista explicó que si no se tiene acceso a agua segura, es mejor que todos los alimentos estén sancochados o hervidos. No se debe comer nada crudo porque pueden tener alguna bacteria o virus.

5. Los bebés de cero a seis meses deben ser alimentados con lactancia exclusiva. A partir de los seis meses ya pueden complementar su alimentación con papillas que contengan los alimentos antes mencionados. A partir del año, los niños ya pueden comer de la olla familiar.