Satélite de observación del océano comienza a proporcionar datos científicos.

Después de seis meses de verificación y calibración en órbita, el satélite Sentinel-6 Michael Freilich pondrá hoy a disposición del público sus dos primeros flujos de datos. Se lanzó desde la Base de la Fuerza Aérea Vandenberg en California el 21 de noviembre de 2020, y es una colaboración entre Estados Unidos y Europa, para medir la altura de la superficie del mar y otras características marinas clave, como la velocidad del viento en la superficie del océano y la altura de las olas.

El satélite, que lleva el nombre del exdirector de la División de Ciencias de la Tierra de la NASA, Michael Freilich, recopila sus medidas para alrededor del 90% de los océanos del mundo. Es uno de los dos satélites que componen la misión Copernicus Sentinel-6 / Jason-CS (Continuidad del servicio). 


Uno de los flujos de datos de altura de la superficie del mar que se publicará tiene una precisión de 5,8 centímetros (2,3 pulgadas) y estará disponible pocas horas después de que los instrumentos a bordo del Sentinel-6 Michael Freilich lo recolecten. Un segundo flujo de datos, con una precisión de 3,5 centímetros (1,4 pulgadas), se publicará dos días después de la recopilación. 

La diferencia en el momento en que los productos estarán disponibles equilibra la precisión con la puntualidad de la entrega para tareas como pronosticar el clima y ayudar a monitorear la formación de huracanes. Más conjuntos de datos, que tendrán una precisión de cerca de 2,9 centímetros (1,2 pulgadas), están programados para su distribución a finales de este año y están destinados a actividades de investigación y ciencia del clima, incluido el seguimiento del aumento medio global del nivel del mar.


Poco después del lanzamiento, Sentinel-6 Michael Freilich se colocó en su posición, a 30 segundos por detrás del satélite de nivel del mar de referencia actual, Jason-3. Luego, los científicos e ingenieros pasaron un tiempo calibrando los datos recopilados por ambos satélites para garantizar la continuidad de las mediciones entre los dos. Una vez que tengan asegurada la calidad de los datos, Sentinel-6 Michael Freilich se convertirá en el satélite primario para medir el nivel del mar.


“Es un alivio saber que el satélite está funcionando y que los datos se ven bien”, dijo Josh Willis, científico del proyecto en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en el sur de California. “Dentro de varios meses, Sentinel-6 Michael Freilich sustituirá a su predecesor, Jason-3, y esta publicación de datos es el primer paso en ese proceso”, agregó. 
El lanzamiento del segundo satélite, Sentinel-6B, está programado para 2025. Juntos, son los últimos de una serie de naves espaciales que comenzó con TOPEX / Poseidón en 1992 y continúa con la serie Jason de satélites que han estado recopilando mediciones precisas del nivel del océano durante casi 30 años.


Sin perder de vista al aumento del nivel del mar
El océano absorbe más del 90% del calor atrapado en el sistema terrestre al aumentar las concentraciones de gases de efecto invernadero, lo que hace que el agua de mar se expanda y el nivel del mar aumente. Monitorear el nivel del océano es importante porque ayuda a predecir cosas, incluidas las corrientes oceánicas y la fuerza potencial de los huracanes.
“Estos datos iniciales muestran que Sentinel-6 Michael Freilich es una nueva herramienta asombrosa que ayudará a mejorar los pronósticos marinos y meteorológicos“, dijo Eric Leuliette, científico de programa y proyectos en el Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) de Maryland. “En un clima cambiante, es un gran logro que estos datos estén listos para su publicación”, añadió.

La directora del Programa de Altimetría Oceánica, Julia Figa Saldana de EUMETSAT (Organización europea para la explotación de satélites meteorológicos), agregó que la publicación operativa de los primeros flujos de datos de esta misión de altimetría oceánica única fue un hito importante al comienzo de la temporada de huracanes en el Atlántico.
“Los datos altimétricos ahora se procesan en la sede de EUMESAT en Darmstadt (Alemania), desde donde también se controla el satélite, y se envían a los usuarios de datos de predicción meteorológica y oceánica de todo el mundo para su uso operativo”, dijo Saldana.


Los científicos también anticipan usar los datos para medir cómo de rápido están aumentando los niveles del mar debido al cambio climático. La expansión del agua de mar cálida representa alrededor de un tercio del aumento del nivel del mar hoy en día, mientras que el agua de deshielo de los glaciares y las capas de hielo representa el resto. 
La velocidad a la que está aumentando el nivel de los océanos se ha acelerado en las últimas dos décadas, y los investigadores prevén que se acelere más en los próximos años. El aumento del nivel del mar cambiará las costas y aumentará el número de inundaciones por mareas y tormentas. 


Para comprender mejor cómo el aumento del nivel de los mares afectará a la humanidad, los investigadores necesitan registros climáticos extensos, algo que Sentinel-6 Michael Freilich ayudará a proporcionar.
Revisa más noticias sobre ciencia, la tecnología y la innovación en la Agencia Andina.

Fuente: andina.pe