San Martín: naturaleza, aventura y diversión la variada carta que ofrece este paraíso.

Nuestro afán por seguir conociendo la selva peruana nos guio hasta un nuevo destino, la región de San Martín. Decorado de verdes paisajes y heredera de grandes atractivos naturales, enrumbamos para vivir la experiencia de viajar y conocer sus lindos paisajes.

Desde el aeropuerto de la ciudad de Tarapoto, nuestro primer punto de visita se ubica en la ciudad de Yurimaguas. Tras dos horas en camino, legamos a la Asociación para la Conservación de Aves y la Biodiversidad Koepckes Hermit (ACONABIKH), organización nacida en 2013 con el objetivo principal de conservar la flora y fauna en su estado natural.
En sus 40 hectáreas de áreas verdes se resguardan 13 especies de colibríes que viven de las orquídeas heliconias, su principal alimento. Desde sus 2 miradores se puede apreciar el regocijo de los colibríes en su espacio natural y el bello paisaje, adornado de sus pozas naturales.

La reserva alejada de la ciudad brinda la tranquilidad de descansar y disfrutar los bosques lluviosos, donde las aves combinan sus voces para formar una melodía perfecta.


El vigilante perpetuo de Moyobamba, el Morro de Calzada, cuyo nombre es del mismo distrito donde se ubica, puede verse desde cualquier punto de la ciudad y era un punto obligado en nuestro viaje. A 575 metros de altura, son necesarias buenas zapatillas para iniciar el ascenso de aproximadamente dos horas.


El camino para ascender es de libre acceso donde se aprecia la flora y fauna de este lugar. Para iniciar se debe visitar el Centro de Interpretación, ubicada en la falda del Morro, y tomarse una fotografía en la Silla del Curaca, un asiento realizado piedra desde donde se observa la ciudad de Calzada. Al llegar a la cima, un mirador panorámico natural nos muestra las ciudades de Moyobamba y Rioja, bajo un hermoso colchón de nubes que ilumina nuestra mirada.

Santa Elena es el rincón adecuado, sino deseas caminar, al pasear en bote quedas igual de maravillado como si hubieras ingresado a la selva más inhóspita. Además, se contribuye para que la comunidad siga conservando este maravilloso lugar.


Otra comunidad que decidimos visitar y apoyar es el Bosque de la Nuwas, un emprendimiento liderado por mujeres que ha permitido revalorar el valor de la “mujer awajún” en Alto Mayo, Rioja. Ejecutado en 2011 por 4 mujeres, hoy en día es conformado por 75 miembros femeninos que protegen sus áreas verdes. El recibimiento cordial de las mujeres nos llenó de entusiasmo por conocer las nueve hectáreas que conforman este recinto.
Iniciamos con el árbol de la suerte de más de 30 metros, el punto inicial donde dejamos todo nuestro estrés y transmitimos nuestros deseos a través de un cálido abrazo. Un hermoso puente bajo el río Tumbaro nos conduce a su fuente de ingreso, las plantas medicinales.

Los más de 10 millones de plantones de cultivos, entre los que se encuentran, la shikina, el jengibre, kampanak, kisatura; completan la ruta turística ofrecida en este lugar. La experiencia de vivir en este bosque es posible, gracias al hospedaje que ofrecen las mujeres donde los turistas podrán conectar con su cultura, a través de las danzas, artesanías y gastronomía.



Las refrescantes aguas en San Martín, las encontramos en la catarata de Pucayaquillo, a solo 20 minutos de la ciudad de Tarapoto. Para llegar a este destino, se debe seguir el sendero que transcurre por una pequeña quebrada en donde visualizamos la hermosa vegetación y pequeños insectos habitantes de estas tierras. 

La llegada a un bosque es el inicio para ver la cascada. Situada debajo de un gran peñón, sus aguas descienden hasta formar una poza natural que no excede los dos metros de altura, perfecta para personas que saben o no, nadar. 


Despidiéndonos de nuestro paso por San Martín, no pudimos dejar de visitar la laguna Ricuricocha, ubicado en el centro poblado Santa Rosa de Cumbaza, cerca de Tarapoto. Dicho lugar nos sorprendió por su gran extensión, donde encontramos un restaurante, sitio de hamacas, un pequeño zoológico, se puede practicar pesca artesanal y pasear en botes o canoas.

El paseo en bote en medio de la laguna nos llevó a pensar lo que aún nos falta conocer de nuestro querido Perú. Paisajes escondidos en medio de la vegetación selvática y que confirman a San Martín, como un destino multidestino, que no debemos esperar para conocer.


Más datos
-En Fiestas Patrias del 2021, San Martín observó un crecimiento del 91.3 %, en comparación al 2020 respecto al turismo en su región.
-La gran afluencia de visitantes se registró en la naciente del río Tioyacu, atractivo turístico del valle del Alto Mayo, punto en el que se registró 9,640 personas, siendo un mayor número en comparación del 2019, donde se presentaron 8,649 visitas.


-Milner García Abad, titular de la Dircetur San Martín, expresó que se continúa liderando el proceso que a la fecha se cuenta con 53 atractivos turísticos que volvieron abrir sus puertas en toda la región, cumpliendo con todos los protocolos de bioseguridad. 

Fuente: andina.pe