Rescate en Abancay: “Nuestra esperanza es que resista lo más que él pueda”

Más de 100 bomberos continúan en las labores de rescate para sacar con vida al albañil José Martín Huerto Garrido, de 53 años, quien se encuentra atrapado desde el sábado bajo los escombros de una casa ubicada en la cuadra 9 de la avenida Abancay, que se desplomó mientras hacían labores de construcción clandestinas.


“Nuestra esperanza es que resista lo más que se pueda hasta lograr alcanzar el lugar exacto donde se encuentra. Esa es nuestra esperanza y la esperanza es lo único que se pierde”, detalló Mario Casaretto, el jefe departamental del Cuerpo General de Bomberos Voluntarios para Lima y Callao en declaraciones al canal Atv +


Indicó que en esta operación, iniciada ayer por la tarde, participan 110 bomberos, quienes están desplegando todos sus conocimientos y entusiasmo para lograr “con mucha fe” rescatar con vida a esta persona. 
“El trabajo se está haciendo básicamente a mano, con el llenado de baldes.

Hemos alcanzado de 4 metros y medio a dos metros y medio (de la zona donde se encontraría el obrero), pero aún no llegamos al fondo del sótano.

Meter una retroexcavadora o poner una máquina para sacar el desmonte de derrumbe resulta complicado porque tenemos dos pendientes en la parte superior y pueden poner en riesgo la integridad física de los propios bomberos”, explicó.  


Explicó que si bien el trabajo es tedioso y ya superaron las 24 horas de labores continúas, el pronóstico aún es reservado por la complejidad del terreno. 


“No hay forma de poder escavar, por eso lo estamos haciendo con las manos, para llegar donde se ha formado un triángulo que esperamos sea de vida y que pueda mantener a la persona que estamos tratando de ubicar. En algunos casos internacionales, después de un siniestro, o un terremoto, se ha visto que a la semana aparecen las personas que estaban protegidas por este triángulo”, manifestó. 


Casaretto lamentó que el mismo sábado cuando ocurrió al desplome de la vivienda no se haya alertado sobre la presencia de este hombre en el inmueble siniestrado, con lo cual se habría ganado tiempo en su rescate. 


“Si nosotros hubiéramos estados alertados por los trabajadores de estos sótanos que faltaba uno.  Como ellos dicen eran 5 trabajadores y luego cuatro, ellos debieron alertar a los bomberos que faltaba uno, pero no lo hicieron”, anotó. 


El jefe departamental del Cuerpo General de Bomberos Voluntarios para Lima y Callao, comentó que lamentablemente fue la hija del señor Huerto Garrido la que recién ayer al mediodía dio parte a los bomberos de la desaparición de su padre. 


“Distinto hubiera sido si el mismo día, en el momento en que estábamos cercando la zona, luego de un espectacular rescate de la policía, nos hubieran dicho que al costado había caído una persona, pero nadie nos dijo nada, todos huyeron de la escena.  Se habría ganado mucho tiempo”, sostuvo. 


Desde ayer hasta hoy, la estrategia de búsqueda del obrero atrapado incluye el apoyo de un perro rescatista, de nombre Bono, que ha ingresado cuatro veces dentro del derrumbe y hasta el mediodía de hoy, dio señales de que la personas aún estaba viva. 


“Aunque el perro especializado en rescate de personas nos ha dado (esas pistas), es muy difícil poder adelantarnos y decir que sí (está vivo). Nuestra esperanza es que resista lo más que se pueda hasta lograr alcanzar el lugar exacto donde se encuentra”, señaló.