Real Madrid busca hoy la final ante Kashima en el Mundial de Clubes

El Real Madrid, campeón del Mundial de Clubes en tres de las cuatro últimas ediciones, inicia hoy, a las 11:30 horas de Perú, su andadura en esta edición, en Abu Dabi, en semifinales contra el Kashima Antlers japonés, que llegará con ánimo de revancha por su duelo de 2016.

Entonces ambos equipos se vieron las caras en la final del torneo, en Yokohama, y los nipones consiguieron incluso forzar la prórroga al empatar 2-2 en los noventa minutos, antes de que dos tantos de Cristiano Ronaldo decidieran en la prórroga y los españoles levantaran el trofeo.
Esta vez no estará el astro portugués, que se fue en el inicio de esta temporada a la Juventus, y el Real Madrid llega al partido en un momento complicado, con más dudas que certidumbres y con unos últimos partidos que no invitan al optimismo.
Las recientes derrotas por 3-0 ante el Eibar en la Liga española y el CSKA Moscú en la Champions, y especialmente el juego del equipo, han enfadado a los hinchas del equipo blanco, que hace unos días despidieron a los suyos con abucheos después de caer ante los rusos, pese a que ese revés no tenía graves consecuencias porque su equipo estaba ya clasificado para octavos de final.
Por ello un título en el Mundial de Clubes se presenta con un buen bálsamo para cambiar el tono de cara a 2019.
En caso de conseguirlo, el Real Madrid rompería la igualdad a tres títulos que tiene con el Barcelona en el palmarés del Mundial de Clubes en su formato actual. A ello se sumarían las tres Copas Intercontinentales, con rango de títulos mundiales desde una decisión de la FIFA en 2017, que ganó el equipo ‘merengue’ en el pasado.
“Estar en el Mundial de Clubes otra vez es fantástico y esperemos renovar este año el título, que estos grandes jugadores han ganado ya el año pasado”, explicó el entrenador Santiago Solari tras llegar a Emiratos.
El estado físico de algunos jugadores preocupa al técnico argentino.
Marco Asensio, que acabó el partido del sábado ante el Rayo Vallecano poniéndose hielo en un muslo, no pudo entrenar con sus compañeros el lunes en Abu Dabi y el galés Gareth Bale, que se está recuperando de una torcedura de tobillo, se ejercitó separado del grupo en esa primera sesión en la capital emiratí. El defensa francés Raphael Varane acortó además su entrenamiento.
En cambio, el también francés Karim Benzema, que tenía dolor en un tobillo tras el partido del Rayo Vallecano, y el brasileño Casemiro, que el pasado mes sufrió un esguince en un tobillo, parecieron ejercitarse sin problemas.