“Quiero vender mis órganos”: Padre de familia desesperado porque no tiene cómo alimentar a su familia

La pandemia por el coronavirus ha afectado la economía y, por ende, la estabilidad laboral. Esto ha provocado que muchos trabajadores fueran despedidos u obligados a aceptar la suspensión perfecta de labores.

Este es el caso de un padre de familia que hace 5 meses se quedó sin trabajo por el severo impacto del coronavirus en la economía de Costa Rica. Su nombre es Jeudy Segura Calderón, de 43 años, y ha tomado la radical decisión de intentar vender sus órganos.

Él colocó la oferta en Facebook para obtener dinero y poder así alimentar a su esposa y a sus cuatro hijos.

“Cuando tenía trabajo, en mi casa había galletas, refrescos y comida para mis hijos y mi esposa. Ahora me piden galletas y ni eso puedo comprarles. Tengo cinco meses de no generar nada para mi casa. ¿Y a quién pido ayuda? Por eso decidí vender un riñón, parte de la piel, de la médula ósea, del páncreas y del hígado”, justificó así la oferta que publicó en la red social.

Sin embargo, por violar sus reglas, Facebook desactivó el mensaje de Segura.

Él es uno del medio millón de costarricenses que están sin empleo debido a la crisis generada por el covid-19.

“Estoy sano. Cuando decido vender mis órganos es por desesperación. Reconozco que el gobierno tampoco tiene culpa de la pandemia, pero ha habido un mal manejo para los desempleados. No quiero que el gobierno me mantenga”, indicó a El Universal de México.

Indicó que, hasta el momento, han aparecido dos personas que han ofrecido a comprarle sus órganos.

Segura está casado hace 15 años con Cecilia Madrigal Vargas, de 32, con quien tiene cuatro hijos: Jéssica, de 14, Santiago, de 10, Nicolás, de 6 y autista, y Dana, de 3. Los seis subsisten con donaciones y otras ayudas.