Putin avisa a Occidente que se arrepentirá si decide cruzar “la línea roja”

El presidente ruso Vladimir Putin advirtió este miércoles 21 de abril a sus rivales extranjeros que “no traspasen la línea roja” con Rusia, en medio de las crecientes tensiones con Occidente.

Estados Unidos y la Unión Europea (UE) llevan semanas denunciando que Rusia ha desplegado decenas de miles de soldados en las fronteras de Ucrania. También critican el encarcelamiento del opositor Alexei Navalny, en huelga de hambre desde hace tres semanas y que, según sus allegados, estaría moribundo.

En su discurso anual sobre el estado de la nación, el mandatario no se refirió explícitamente a esos asuntos, pero sí advirtió a sus detractores extranjeros que si alguien se toma las “buenas intenciones [de Rusia] como una debilidad”, debería “saber que la respuesta de Rusia será asimétrica y dura”.

“Espero que nadie tenga la idea de traspasar una línea roja con Rusia”, declaró, considerando que, para algunos países, “atacar a Rusia por cualquier cosa se ha convertido en una especie de deporte”.

Elementos cronológicos desde el envenenamiento del opositor ruso Alexei Navalny en agosto de 2020. Infografía: AFP
Elementos cronológicos desde el envenenamiento del opositor ruso Alexei Navalny en agosto de 2020. Infografía: AFP

Rusia ha sido objeto de sanciones occidentales a causa del conflicto en Ucrania, la represión de la oposición y acusaciones de ciberataques, espionaje e injerencias electorales, y, cada vez, Moscú ha respondido.

Pero el único asunto internacional que Putin abordó fue el del “intento de golpe de Estado y de asesinato del presidente de Bielorrusia”, revelado el pasado fin de semana por los servicios de seguridad de ambos países.

Putin denunció el silencio occidental ante ese caso, un día antes de reunirse en Moscú con su homólogo bielorruso Alexander Lukashenko, un dirigente muy criticado en Occidente por la brutal represión con la que atajó un movimiento de protesta en agosto de 2020.

“No queremos quemar puentes, pero si alguien percibe nuestra buena intención como apatía o debilidad y pretende quemar esos puentes, entonces deben saber que la respuesta de Rusia será asimétrica, rápida y dura”, señaló el mandatario.

En la sala del Manezh ante ministros, diputados, senadores y jefes regionales, Putin dejó claro que será el Kremlin el que decidirá en “cada caso” dónde está el límite de paciencia de Moscú.

“Lo lamentarán como hace mucho que no lo hacen”, advirtió.

Con información de AFP y EFE