Protestan en hospital de Ate por equipos de protección contra la Covid-19

Una pequeña empresa entregó equipos de protección para el personal de salud del hospital de Ate, durante la primera ola de la pandemia de la covid-19, equivalente a S/600 mil. Sin embargo, hasta el momento no han recibido el pago por el servicio prestado.

Entregaron miles de mandiles de protección personal durante la segunda ola de la pandemia, y quince meses después aún no les pagan. Es el caso de LAMIDECOR S.A.C. una pequeña empresa que, al no recibir respuesta por parte del Hospital de Emergencias de Ate Vitarte, decidió protestar frente al mismo hospital, llamando la atención del personal médico, pacientes y proveedores. Su intención: que el Ministro de Salud Hernando Cevallos, atienda su caso.

“Tenemos un compromiso de pago, también nos enviaron una orden de compra y luego la anularon. Para nosotros es una estafa del propio Estado Peruano. Por si fuera poco, hemos tenido que pagar 99 mil 190 soles de IGV de la factura que no nos pagan. La SUNAT no perdona, pero no sabe que el propio Estado es mal pagador” señaló Eduardo Avellaneda, representante de la empresa denunciante.

Según refieren han cursado varias cartas solicitando el pago de los 650 mil soles por los mandiles, pero no han obtenido ninguna respuesta. Indicaron que al hacer público su caso la dirección del hospital de Emergencias de Ate Vitarte ordenó restringirles el ingreso al área de proveedores de ese nosocomio, dejándolos sin chance de hacer ningún trámite.

“Estamos a punto de quebrar. Nosotros atendimos oportunamente el requerimiento para afrontar la pandemia. Pensando en el personal de primera línea cumplimos con la entrega de 51 mil mandiles no estériles y ahora nadie se hace cargo de esa deuda. Incluso le regalamos un excedente. No puedo creer que nos hagan esto, los demás proveedores nos dicen que nos han metido un cabezazo. Ojalá el ministro Cevallos ponga orden”, añadió Avellaneda.

Protestantes señalaron que de no encontrar solución, realizarán medidas más radicales a fin de conseguir ser escuchados y que cumplan sus justas demandas. El popular