Pronis aplica tecnología constructiva BIM para la ejecución de los futuros hospitales del país.

 El sistema Building Information Modeling (BIM) permite ahorrar tiempo y
presupuesto en la ejecución de los proyectos de infraestructura
hospitalaria.

  Con el objetivo de acelerar la reducción de la brecha de
infraestructura hospitalaria en el país, el Programa Nacional de
Inversiones en Salud (Pronis) del Ministerio de Salud (Minsa) viene
aplicando el sistema Building Information Modeling (BIM), conocido
también como modelado de la información de la construcción, para el
diseño de los nuevos proyectos de inversión en el sector salud.

  Con esta metodología, el equipo técnico multidisciplinario del Pronis
articula el trabajo de cada especialista de manera colaborativa en un
espacio virtual creando un solo modelo integrado. Esta forma de diseñar
proyectos permite obtener una representación digital 3D con las
características físicas y funcionales necesarias.

  La aplicación de esta nueva tecnología constructiva ha permitido
tener una mayor exactitud tanto en la programación como en la
estimación de las cantidades y los costos. También, ha contribuido a
identificar y resolver las interferencias e incompatibilidades propias
de los proyectos de esta magnitud, logrando evitar adicionales de obra.

  Asimismo, el BIM permite realizar el levantamiento de condiciones
existentes, el uso de nube de puntos, el análisis del entorno físico,
la elaboración de documentación, la revisión del diseño, entre otras
funciones.

  Entre los últimos expedientes técnicos aprobados por Pronis
diseñados con esta nueva tecnología constructiva figuran: Pomacochas,
en Amazonas; Leoncio Prado, en La Libertad; Tombobamba, en Apurímac;
Motupe, en Lambayeque; Machu Picchu y Quillabamba, en Cusco; Huari y
Huarmey, en Áncash; así como los hospitales modulares de contingencia
Nuevo Andoas y el Centro de Salud Nuevo Alianza, en Loreto.

    La institucionalización de esta metodología por parte del
Ministerio de Salud, a través del Pronis, permitirá obtener mejores
resultados y eficacia durante la construcción de un establecimiento de
salud, porque reduce el tiempo y recursos en su diseño y posterior
ejecución al evitar retrasos, sobrecostos, modificaciones y
controversias.

Fuente:

 UNIDAD DE COMUNICACIÓN E

  IMAGEN INSTITUCIONAL DEL PRONIS