¿Por qué es peligroso usar una mascarilla quirúrgica debajo de una KN95?

Frente a la aparición de las nuevas variantes del coronavirus, que ponen en vilo a la comunidad científica, es importante reforzar correctamente el nivel de protección con las mascarillas. Por ello, es indispensable el uso de doble cubrebocas, algo que no se hace correctamente en la actualidad.

De acuerdo con los especialistas, no es apropiado usar una mascarilla quirúrgica por debajo de una KN95 o N95. ¿Qué es lo que sucede si realizamos esta mala práctica? Un profesional de la salud nos detalla la razón.

Luis Pampa, médico infectólogo del Instituto Nacional de Salud (INS) del Minsa, explicó que, al hacer eso, se generan más aberturas entre una y otra mascarilla; es decir, no hay una buena adhesión hacia el rostro. Además, el ajuste y filtración no se dan de forma idónea.

Incluso, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos recomiendan el uso de la mascarilla KN95 sola, sin ningún otro elemento más sobre ella, algo que es cierto si se ejecuta en zonas no tan concurridas; sin embargo, acá en Perú es fundamental usar doble cubrebocas, debido a la aglomeración de la ciudadanía en diferentes áreas comerciales.

Cabe precisar que las KN95 pueden tener una duración de cinco días a dos semanas, dependiendo de la exposición a diversos ambientes y las actividades que uno realiza.

De otro lado, sobre el uso de dos mascarillas quirúrgicas juntas, los expertos de los CDC mencionan que estas no fueron diseñadas para ajustarse firmemente al rostro y usar más de una no mejorará su protección, porque la adhesión entre una y otra no es igual.

¿Por qué usar dos mascarillas para estar más protegido?

Si bien la mascarilla KN95 puede usarse sola, siempre y cuando tenga un buen ajuste al rostro, el profesional del INS también aconseja colocar una mascarilla quirúrgica encima, con el único fin de extender la vida útil de la KN95 y evitar la contaminación de la que está debajo. En ese sentido, la que va encima es desechada cada vez que regreses a casa, siempre y cuando hayas estado en una zona totalmente concurrida.

Sin embargo, una estrategia que sí funciona es colocar una mascarilla de tela por encima de una mascarilla quirúrgica. Los expertos del INS aseguran que esto mejora las características de cobertura, filtración y buen ajuste al rostro. De acuerdo a un reciente estudio de las CDC de Estados Unidos, este orden en el uso de los cubrebocas da un nivel de eficacia de entorno al 95% al bloquear el 92,5% por ciento de partículas de tos .

La seguridad de esta estrategia es alta, siempre y cuando la mascarilla de tela esté bien confeccionada, sin muchas costuras o bordados, y se realice un lavado diario con agua y jabón, dependiendo de la exposición a diversos ambientes

Fuente: wapa.pe