Policía desmantela banda criminal dedicada al narcotráfico en el norte del país

Una nueva ruta para enviar más de una tonelada de droga por un clan de narcotraficantes peruanos con conexiones extranjeras fue detectada por un megaoperativo de la Policía Nacional del Perú.

El segundo semestre del 2019 comenzaba y el Grupo Orión de la Dirección Antidrogas detectó a una mafia que opera en el Perú, pero de manera distinta a las demás organizaciones.

Esta exitosa operación permitió la captura de 9 mafiosos y la incautación de 1 500 kilos de cocaína valorizados en 90 millones de dólares, en el mercado negro de Europa.

La ruta de envío ya no era el puerto del Callao, sino que la droga que se producía en el Vraem era transportada a Huánuco posteriormente a Lima, para luego ser trasladada al norte del país y, finalmente, a Bosnia u otros países de Europa, es decir, era un trayecto marítimo y terrestre.

“Por la cantidad y el compartimentaje que han utilizado es probable que esa droga tenga salida vía marítima. Es posible que sea utilzando los puertos de Chicama, de Guadalupe, o se avía de acceso a nuestro litoral para su posterior embarque y destino final en Europa posiblemente”, afirmó, el Jefe de Investigación de Tráfico de drogas de la Dirandro PNP, Julio Barrantes.

Ante la alerta, se supo que los narcotraficantes peruanos, en conexión con un ciudadano bosnio, pretendían utilizar el mencionado trayecto para un gran envío por el puerto Chicama con destino a Europa.

Tras la infiltración de los agentes en las conversaciones telefónicas, se dio inicio a la operación policial, la cual registró todos los pasos de los hermanos Alcides y Ramiro Alvarado Herrera, quienes mantenían contacto directo con los abastecedores de estupefacientes.

Durante otras intercepciones telefónicas, se supo que parte del clan se ocultaba en la residencial El Golf y en Guadalupe, pero lo más importante: el 05 de enero se daría la gran entrega; sin embargo, faltaba encontrar a los demás implicados y descubrir cómo viajaba la droga sin ser descubierta por los más de 19 puestos de vigilancia.

La clave eran los vehículos. Según en mayor Julio Barrantes, las sustancias ilícitas eran transportadas en cinco móviles con compartimientos secretos imposibles de detectar por los escáneres y perros sabuesos.

Golpe al Narcotráfico
El golpe final emepezó el 5 de enero en Guadalupe, provincia de Pacasmayo, región la Libertad.

Agentes encubiertos sorprendieron a Víctor Pinillos Baca y a Carlos Pastor Paredes en una vivienda. En la pesquisa, se encontraron 15 kilos de clorhidrato de cocaína en un vehículo y 457 paquetes en los interiores de la casa.

Un día después, se capturó a Javier Aníbal Roque Montesinos y el bosnio Smail Sikalo, conocido como ‘Laco’ y campeón mundial de boxeo, con 683 kilos de clorhidrato y 123 kilos de pasta básica.

El ciudadano extranjero habría entrado al Perú a finales del año pasado y se determinó que era el financista y encargado de transportar el cargamento de la banda. Por último, se detuvieron a los hermanos Alvarado Herrera y al resto de la red.

La Policía cerró este capítulo con prisiones preventivas de 18 a 36 meses para todos los implicados, no obstante, conexiones con una caso antiguo abren una nueva investigación que pondría al descubierto a jóvenes deportistas captados por la mafia. El Popular.