Piura: Policía desmantela banda organizada de sicarios

Esta madrugada fueron detenidos por la Policía Nacional del Perú y el Ministerio Público 19 presuntos miembros de la organización criminal los Boca Secas de Bellavista-Sullana, dedicados al sicariato, robo agravado, extorsión, marcaje, reglaje y tenencia ilegal de armas de fuego en la región Piura

Según lo reseñado por Andina el ministro del Interior, Mauro Medina Guimaraes, informó que en la intervención participaron 700 agentes policiales, con el apoyo de 50 fiscales especializados en crimen organizado.

“Se ha capturado al cabecilla de esta organización criminal identificado por las investigaciones como Job Ageo Camacho Girón alias Jota y a 18 cómplices, además de requisar celdas en el penal de Río Seco desde donde actuaban sus miembros en prisión”, detalló.

Indicó que la investigación contra los Boca Secas de Bellavista tuvo un tiempo de maduración de tres años y destacó la intervención conjunta de la Policía Nacional y Fiscalía. “Vamos a seguir combatiendo estos delitos con inteligencia fina y el trabajo conjunto”, afirmó.

El presunto cabecilla de esta organización criminal, Job Ageo Camacho Girón, es un sujeto con amplio prontuario delictivo quien purgó condena del 19 de agosto del 2011 al 30 de diciembre del 2015 por robo agravado.

Bajo el liderazgo de Job Ageo Camacho Girón actuaba también un grupo de marcas, entre los que figuraba su propia esposa: Sonia de los Milagros Montero Carmen. El resto de cómplices desempeñaba diversas funciones como coordinadores de obras, gatilleros, proveedores de armas, dateros y negociadores, entre otros.

La organización criminal tenía como rango de acción la provincia de Sullana y sus alrededores. Según la PNP, sus actividades ilícitas consistían en el asalto y robo a mano armada de dinero contra comerciantes mayoristas, estaciones de combustible y entidades financieras públicas y privadas.

Asimismo, realizaban el cobro de cupos a empresas de construcción civil, al mismo tiempo que amenazaban de muerte o agredían físicamente a los que se negaban a acatar sus condiciones. Por último, se dedicaban al robo y hurto agravado de vehículos mayores y menores para luego extorsionar a sus propietarios.

De acuerdo con las investigaciones policiales, los Boca Secas de Bellavista se encuentran vinculados con al menos 30 hechos criminales, incluyendo dos asesinatos. La lista de víctimas asciende a 33 afectados por sus actividades ilícitas.