Pisco en el pico más alto de la segunda ola al quedarse sin camas UCI

Sin camas de hospitalización ni camas UCI, Pisco enfrenta el pico más alto de la segunda ola, donde a diario entre cinco o seis personas pierden la vida a consecuencia del coronavirus, y donde la situación se torna preocupante e incierta para los familiares que tienen a sus pacientes hospitalizados en los dos nosocomios que existen en la provincia por falta de personal médico.

Los hospitales también es golpeado por la falta de médicos intensivistas para atender a los pacientes con el virus.

Denuncias a familias

No es extraño ver a familiares de pacientes a las afueras del Hospital San Juan de Dios (Minsa) o Antonio Skrabonja (EsSalud), pidiendo información, apurados por comprar medicinas o gritando desde la reja de ingreso para hacer saber que están pendientes de su salud de sus seres queridos en todo momento.

Dentro de estas personas, encontramos a Hellen Ñáñez García, una joven madre de familia que ha perdido por la pandemia a 13 de sus familiares producto del coronavirus, inclusive en la actualidad lucha por salvarle la vida a su padre que se encuentra internado dentro del nosocomio San Juan de Dios.

“Aquí (en el hospital) hay deficiencias en el tema de atención y comunicación con los familiares de los pacientes, pasan las horas y no sabemos nada del estado de salud de nuestros seres queridos. Eso no es bueno”, manifiesta Ñáñez García.

Enterado de esta situación, el director del hospital San Juan de Dios, Javier Grados Tello, sostuvo una reunión ayer por la mañana con los familiares de los pacientes para informarle sobre mejoras y una atención a sus demandas de manera más inmediata, señalando que esta situación se da por falta de personal. “Estamos al tope, pero seguiremos batallando para vencer al virus”, señaló el director.