Perú eleva proyección de crecimiento del PBI de 3,6% a 4% en 2018

El Gobierno de Perú elevó su proyección del crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) para 2018 de 3,6 a 4 % ante la previsión de aumentar su recaudación tributaria a partir de las medidas que se comenzarán a implementar este año, anunció hoy el ministro de Economía y Finanzas, Carlos Oliva.

El ministro indicó en una conferencia con la Asociación de Prensa Extranjera en el Perú (APEP) que la nueva proyección, que actualiza la estimada en abril, está en línea con los cálculos de las principales consultoras financieras y del Banco Mundial (BM).

Oliva destacó que el objetivo del Ejecutivo es aumentar el crecimiento del PIB gradualmente en los próximos años hasta llegar al 5 % en 2021, año en el que el país celebrará el bicentenario de su independencia.

Las nuevas proyecciones del Gobierno peruano apuntan a un crecimiento del 4,3 para 2019 y de 4,5 para 2020 como escalones previos para la meta fijada.

El ministro manifestó su confianza en que se aumentará el PIB cada año con el paquete de normas que el Ejecutivo implementará en 2018 para incrementar su recaudación tributaria.

Estas medidas comenzaron a aplicarse hoy con cuatro decretos publicados en el diario oficial El Peruano y se complementarán con otras ocho normas que irán saliendo paulatinamente antes de fines de año.

Oliva lamentó que actualmente la evasión tributaria en Perú alcanza el 57 % en el impuesto a la renta y el 36 % en el impuesto general a las ventas (IGV), lo que considera un freno para el progreso de la economía nacional.

Asimismo, el titular de la cartera de Economía y Finanzas indicó que la proyección del déficit fiscal para 2018 será del 3 %, por debajo de la anterior previsión de 3,5 % y de la tasa registrada en 2017, que fue del 3,1 %.

El objetivo del Ejecutivo peruano es reducir el déficit fiscal al 1 % para 2021, con un descenso gradual en el que proyectan de manera aproximada tener un 2,7 % en 2019 y un 1,9 % en 2020.

“Es muy probable que lleguemos a ese 1 %”, dijo Oliva, cuyas principales líneas de gestión no solo serán la recaudación tributaria sino aumentar la competitividad y la calidad del gasto estatal.