Periodista enfrenta cinco años de cárcel por informar sobre el coronavirus en Wuhan

Zhang Zhan se enfrentará a hasta cinco años de cárcel por informar sobre el estallido del brote de coronavirus en la ciudad de Wuhan bajo la acusación de “provocar altercados y crear problemas”, recoge la organización Chinese Human Rights Defenders (CHRD).

CHRD informó a través de Twitter de que un tribunal de la ciudad de Shanghái juzgará a Zhang por informaciones publicadas en redes sociales sobre la propagación del COVID-19 en Wuhan a principios de este año.

Según la ONG, la periodista se enfrenta a una pena de entre cuatro y cinco años en prisión.

Zhang, de 37 años, fue arrestada hace seis meses por “provocar altercados y crear problemas”, acusación que se utiliza con frecuencia contra críticos y activistas en China.

En esta foto distribuida por la agencia noticiosa china Xinhua, un médico con vestimenta protectora trabaja en el departamento de enfermedades infecciosas en un hospital de Wuhan, China, el martes 28 de enero de 2020. (Xiao Yijiu/Xinhua/AP).

En esta foto distribuida por la agencia noticiosa china Xinhua, un médico con vestimenta protectora trabaja en el departamento de enfermedades infecciosas en un hospital de Wuhan, China, el martes 28 de enero de 2020. (Xiao Yijiu/Xinhua/AP).

CHRD informó en setiembre de que la mujer había sido detenida en mayo por publicar en redes sociales como Wechat, Twitter o Youtube que los ciudadanos de Wuhan recibieron comida podrida durante el confinamiento de 11 semanas que vivió la ciudad o que fueron obligados a pagar tasas para poder hacerse pruebas del coronavirus.

Zhang también informó sobre las detenciones de otros periodistas o del acoso que habrían recibido familiares de víctimas de la pandemia que exigieron responsabilidades a las autoridades por su gestión en los primeros compases del brote.

Otros ciudadanos que, asimismo, narraron la actualidad de Wuhan desaparecieron o fueron detenidos este año, como el empresario Fan Bing, el abogado Chen Qiushi o el joven reportero Li Zehua, aunque este último fue puesto en libertad en abril.

En Wuhan, las autoridades locales tardaron en dar parte de la información disponible sobre el brote, debido, según el entonces alcalde, Zhou Xianwang, a que necesitaban la aprobación de instancias superiores para hacerlo.

Durante los meses más duros de la pandemia también se trató de contener el flujo de información a través de los medios tradicionales y en las redes sociales, según Wu Qiang, analista político citado por el diario hongkonés South China Morning Post.

Fuente: EFE