Para el doctor Elmer Huerta no sirve la vacuna de Putín.

El médico Elmer Huerta opinó, en su segmento Sanamente, respecto del registro de la primera vacuna rusa contra la COVID-19. Explicó que este anuncio tiene varias dimensiones como la política, la científica y la de relaciones públicas.

En cuanto al punto de vista científico, Huerta señaló que lo que se conoce respecto de su desarrollo es muy poco y que no hay publicada información sobre la misma en alguna revista científica.

“No hay información sobre seguridad y efectividad. Desde el punto de vista científico, lo que se sabe es muy poco porque ellos no han publicado ningún estudio científico sobre el desarrollo de su vacuna”, apuntó.

También señaló que la vacuna tiene un origen similar al de la que se desarrolla en Oxford, derivada de un adenovirus y que causa resfríos en seres humanos para inmunizarlos en contra de la enfermedad.

Huerta recordó que este estudio ruso empezó en humanos el 1 de junio y su fase 2 la terminaron el 3 de agosto. Luego de pocos días ya le han dado la licencia para ser usada en humanos.

“Ahí hay un gran signo de interrogación. Al mismo tiempo que se anuncia de que van a dar licencia para vacunas, en la misma conferencia dicen que van a iniciar estudios en otros países…”, cuestionó el médico.

En cuanto a la parte política, recordó que el mensaje es fuerte porque incluso en conferencia, Putin se refirió a su hija y dijo que ella se había inoculado la vacuna y que le había dado algo de fiebre.

“Esto se da como una gran proeza de los rusos, que ya le ganaron a los ingleses, alemanes, pero quedan dudas”, comentó sobre este hecho.