Papa sale del hospital diez días después de su operación de colon

El papa Francisco abandonó hoy el hospital Agostino Gemelli de Roma, diez días después de someterse a una delicada operación de colon, y ya se encuentra en el Vaticano para reposar en su residencia, la Casa Santa Marta.

El portavoz de la Santa Sede, Matteo Bruni, confirmó en un parco comunicado lo que ya era un secreto a voces, después de que los fotógrafos parapetados día y noche ante la clínica asistieran a su salida: “El papa ha abandonado el hospital”, informó.

Francisco, de 84 años, fue operado el 4 de julio de “una estenosis diverticular grave con signos de diverticulitis esclerosante”, en la que se le extrajo una parte del colon y que requirió anestesia general, intervención de la que ha evolucionado favorablemente.

De este modo, poco después de las 10.30 hora local (8.30 GMT) el pontífice abandonó el hospital y puso rumbo de vuelta a casa a bordo del Ford Focus azul que suele usar en sus traslados.

Operación al colon

No obstante, primero se detuvo a rezar en la basílica romana de Santa María La Mayor, ante el ícono bizantino de la Virgen “Salus Populi Romani”, uno de los más venerados de la capital y ante la que acude cada vez que debe realizar un viaje apostólico.

Ante la imagen, Francisco agradeció “el buen resultado” de su intervención quirúrgica y dedicó una oración especial a todos los enfermos, sobre todo por aquellos que ha conocido a lo largo de estos diez días de hospitalización. 

Poco antes del mediodía, el papa llegaba a las murallas del Vaticano pero, antes de entrar por la Puerta del Perugino, decidió bajarse del coche, de su asiento de copiloto, y saludar a los agentes que hacían guardia y a los que le habían escoltado.

Tercera casa

Y lo hizo visiblemente contento, con una sonrisa. Francisco pone así fin a su estancia en el Gemelli, rebautizado por Juan Pablo II como el “Vaticano III” por sus numerosas hospitalizaciones. 

El hoy santo ironizaba sobre su “tercera casa”, después de la Santa Sede y de la villa de Castel Gandolfo, la residencia estival de los papas (que Bergoglio no usa).