Nuevo feminicidio en Canta: Sujeto confesó que mató a golpes a su esposa esta madrugada

NI UNA MENOS. Un nuevo feminicidio ocurrió este lunes en Canta, luego de la polémica que se levantó por la desaparición y asesinato de Marleny Estrada, quien fue encontrada enterrada bajo su cama en San Juan de Lurigancho.

Este lunes, Efectivos del Departamento de Investigación Criminal de Carabaylllo detuvieron a Juan Hilario Baldeón, de 50 años. El sujeto, según informaron las autoridades, confesó durante un interrogatorio ser el autor del asesinato de su esposa, identificada como Clara Rivadeneira Huamán, de 47 años.

“El autor de los hechos, en horas de la madrugada, le hace un seguimiento a su esposa, la sigue tres cuadras y la encuentra presuntamente con su amante. Se inicia una gresca entre los dos, el hombre se sale corriendo y se queda con la mujer y al parecer pierde los papeles y le propina una cantidad de golpes que al final le causaron la muerte”, indicó el Coronel Gálvez, jefe de la region territorial 2 de Lima.

El crimen habría ocurrido el 6 de setiembre en el distrito de Lachaqui, en la provincia de Canta, en circunstancias que el detenido sostuvo una discusión con la víctima. Durante la misma, según relató Juan Hilario Baldeón, la agredió con puñetes y patadas para luego llevarla a empujones hasta su domicilio del jirón Víctor Funes Sacramento de la misma juridicción.

En este lugar las autoridades encontraron el cuerpo de la mujer sin signos vitales. Según informaron las autoridades, el móvil del crimen habría sido los celos.

El caso esta en manos del fiscal Héctor Lagos Zuta de la Fiscalía Provincial Penal de Canta. En tanto que el cuerpo de la mujer fue internado en la Morgue Central de Lima.

Cifras que preocupan
Durante el estado de emergencia por el COVID-19, entre el 16 de marzo y 31 de julio último, el Ministerio Público registró a nivel nacional 18 víctimas de feminicidio, así como 34 casos en grado de tentativa por este mismo delito.

Del total de víctimas, 15 eran peruanas y tres de nacionalidad venezolana. Asimismo, trece de las fallecidas eran madres y ocho tenían entre 25 y 34 años.