No hay acciones viables para frenar la actividad minera ilegal en la frontera Perú-Bolivia

El prefecto regional de Puno, Wilbeth Apaza Días, informó que una vez más se constató in situ la contaminación de la cuenca Suches que viene siendo originado por la actividad minera ilegal que se desarrolla en el distrito de Cojata, zona fronteriza Perú – Bolivia.

Según precisó en el sector denominado ‘las perlas’, ubicado en territorio peruano, se continúa comercializando combustible y otros insumos para la extracción de los minerales. Dejó entrever que actualmente no existe control, de parte de Osinergmin, SUNAT, Dirección Regional de Energía y Minas, Medio Ambiente y otros organismos.

Estas acciones de constatación se realizaron tras la denuncia de los pobladores, que denuncian que la ganadería y agricultura nuevamente vienen siendo afectadas. El prefecto regional, admitió que las mesas de diálogo sólo terminaron en acuerdos, pero ninguna acción viable en concreto.

Anunció que solicitarán mayor refuerzo policial en la zona, a fin de lograr u mayor control. Agregó que la próxima reunión de trabajo se desarrollará el 14 de abril del presente año. Piden que las autoridades regionales puedan involucrarse a fin de tomar acciones. 

Fuente: radioondaazul.com