Muere tras hacer 300 sentadillas como castigo por incumplir el toque de queda

Un joven de 28 años fue obligado a hacer 300 sentadillas como castigo tras infringir el toque de queda impuesta a fin de contener la propagación del virus en Filipinas: el día siguiente falleció.

El hecho trascendió en la ciudad General Trias, cuando Darren Manaog Penaredondo, salió de su casa a comprar a las 6 de la tarde, hora en que comienza el toque de queda en esa nación. El joven fue detenido junto a otras personas por la policía.

Su esposa contó en Facebook que su esposo fue sometido a ejercicios físicos que terminaron llevándolo a la muerte.

“Me contó que los llevaron a la plaza Malabon, frente al salón municipal. Luego, les dijeron que hicieran 100 sentadillas. La Policía les advirtió que, si no estaba sincronizados, repitieran el ejercicio”, relató Reichelyn Balce.

Tras lo sucedido, y según agregó su esposa, Darren llegó a su casa con muchísimo dolor en las rodillas y los muslos.

Con el pasar de los días, estas molestias se incrementaron. Su esposa continuó explicando, “luchó por caminar, se arrastraba por el piso y le costaba levantarse. Cuando pidió ayuda para ir al baño, empezó a tener convulsiones, su rostro se puso violeta y su corazón dejó de latir”.

Cuando ello ocurrió, el joven fue trasladado de emergencia a un centro hospitalario para ponerlo en manos de los doctores, sin embargo, entró en estado de coma y falleció.

Tras el deceso, el alcalde de la localidad, Antonio Ferrer, sostuvo que se abrió una investigación al tema, junto con enviar las condolencias a la familia.

“Inmediatamente ordenamos al jefe de nuestra Policía que realizara una investigación justa sobre el incidente y supuesta tortura”, admitió la autoridad.

Fuente: Radiokaribeña.pe