Miraflores, Barranco y Chorrillos insisten en cierre de playas luego que autorizaran su uso de lunes a jueves

Los alcalde de Miraflores, Barranco y Chorrillos insistieron en su propuesta del cierre de playas para evitar que se conviertan en foco de contagios del COVID-19. Esto, luego que el presidente Martín Vizcarra anunciara que el uso libre de los balnearios estará permitido únicamente de lunes a jueves y que el resto de los días solo podrán emplearse las áreas colindantes, para la práctica de algunos deportes.

El alcalde de MirafloresLuis Molina, declaró para 90 Matinal, que respetarán la disposición del Gobierno y recordó que en la reunión que sostuvieron con el jefe del Gabinete Ministerial, Walter Martos, unos 13 alcaldes de la capital estuvieron de acuerdo con la restricción a las playas.

“Nosotros nos mantenemos en la posición de que se debe cerrar las playas. Hemos pasado 7 meses de sacrificio con la inmovilización social y nosotros decidimos que para evitar un contagio masivo se deben cerrar las playas, sino sería un desastre total, pero como el mandatario dice que darán un apoyo económico y nosotros vamos a respetar eso”, dijo.

Molina saludó que se vaya a designar un presupuesto a los municipios para que puedan implementar acciones para el control y fiscalización para acatar la disposición de evitar ingreso de personas a las playas los fines de semana. Adelantó que necesitarán 12 millones de soles para las tres comunas y que será necesario más de 200 personas, entre serenos y fiscalizadores, para el resguardo en los balnearios.

“Me imagino que es un plan piloto y que si el Gobierno ve que no se pude manejar como el aforo y protocolo de bioseguridad, que es difícil, pero no imposible, [se podrá ajustar]. Nosotros hemos calculado [un presupuesto] de 12 millones de soles. A Chorrillos sería 6, 3 para Barranco y 3 para Miraflores”, agregó el burgomaestre.

Al ser consultado si será aplicable que las personas podrán reservar el acceso a las playas a través de un aplicativo de celular similar al que se usa para comprar entradas y separar asientos en el cine, remarcó: “No va funcionar es imposible estamos hablando de miles de personas, pero lo van a probar en una playita. Hay cosas que no se pueden hacer. Controlar el aforo es imposible”.