Minam y Midagri lanzan la iniciativa “Reconocimiento de árboles patrimoniales”

En el año 1995, los pobladores del distrito de Huancapi  en la provincia ayacuchana de Víctor Fajardo salieron en defensa de la integridad de un árbol de cedro de casi 300 años de antigüedad, ubicado en la plaza central de dicha comunidad, evitando que las autoridades locales de ese tiempo puedan concretar su intención de talarlo.

Por considerarlo de gran valor histórico y simbólico, los habitantes protestaron e incluso hicieron vigilias por varios días al lado del árbol para evitar que le hagan daño.

Lo que ocurrió es que el alcalde de aquel entonces quería remodelar la plaza central, donde se encontraba el inmenso árbol. El día que lo iban a talar, los pobladores se negaron a dicha acción y se arremolinaron en torno a este ejemplar para protegerlo, porque sentían que estaban atentando contra su identidad cultural.

Algunos pobladores que participaron en esa jornada de defensa ambiental, contaron que los huancapinos tienen a San Luis como su santo patrono, cuya representación tiene una vara. Ellos creían que al talar el árbol se estaba cortando ese elemento sagrado y se estaba atetando contra su fe religiosa.

Su férrea defensa por la preservación de esta especie monumental logró que las autoridades retrocedieran en sus intentos de tumbarlo. Ahora, el árbol aún permanece en el lugar, con su imponente figura de fornido guardián de la comunidad, embelleciendo el paisaje de la plaza central.

Precisamente, el año 2020, este ejemplar de nuestra biodiversidad fue reconocido como patrimonio cultural y ecológico mediante ordenanza emitida por la Municipalidad Provincial de Víctor Fajardo.

Árboles patrimoniales

Los árboles tienen un vínculo cultural, histórico y ambiental muy sólido con los pueblos; he ahí la importancia de ponerlos en valor.

Los árboles patrimoniales son ejemplares excepcionales de cualquier especie, que se caracterizan por su gran dimensión, por la amplitud de su copa y por su tronco ancho, además de ser longevos (pueden llegar a vivir hasta dos mil años), simbolizan la cultura y cosmovisión de un pueblo y se encuentran en condiciones de vulnerabilidad por ser escasos.

En esa perspectiva, los ministerios del Ambiente y de Desarrollo Agrario y Riego han lanzado la iniciativa “Reconocimiento de árboles patrimoniales”, que tiene como objetivo promover el conocimiento y la adecuada gestión del patrimonio forestal convocando a la sociedad para sumarse a esta iniciativa, identificando y postulando árboles candidatos, para su posterior reconocimiento a cargo de los gobiernos locales.

Durante el acto de presentación realizado el martes 30 de marzo, el ministro del Ambiente, Gabriel Quijandría, resaltó que esta iniciativa se desarrolla en el marco de la conmemoración del Bicentenario de la Independencia del Perú. En esa línea, destacó que en el país existen árboles tan antiguos que han acompañado a los peruanos durante los 200 años de vida republicana independiente.

En dicho evento también participaron los ministros de Desarrollo Agrario y Riego, Federico Tenorio; y de Cultura, Alejandro Neyra, quienes destacaron el compromiso de sus respectivos sectores en la conservación de nuestra biodiversidad.

En palabras de Laura Martínez, directora ejecutiva del Proyecto Especial Bicentenario, la pandemia ha revelado la urgencia de repensar nuestra relación con la naturaleza, por lo que la iniciativa “Reconocimiento de Árboles patrimoniales” fortalecerá la adecuada gestión de nuestro patrimonio y los recursos naturales.

Tu árbol candidato

De acuerdo a los procedimientos establecidos en esta iniciativa, los gobiernos locales se encargan de comunicar y convocar a la ciudadanía, instituciones públicas y privadas u organizaciones civiles, para que presenten sus propuestas para el reconocimiento de árboles patrimoniales de su jurisdicción.

Posteriormente, los ciudadanos pueden participar de esta iniciativa postulando uno o más ejemplares de su localidad ante las municipalidades distritales o provinciales.

Una vez recibidas las postulaciones, los municipios también evaluarán las características de los ejemplares postulados para saber si cumplen con los criterios para ser reconocidos como árboles patrimoniales, lo que se materializará a través de una ordenanza municipal.

El reconocimiento de árboles patrimoniales se rige de acuerdo con la Guía para el Reconocimiento de Árboles Patrimoniales, aprobada por el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor), adscrito al Midagri, en alianza con el Minam, la Universidad Nacional Agraria La Molina y la sociedad civil organizada.

Para acceder al texto completo de dicha guía se puede ingresar a este encale electrónico: https://sinia.minam.gob.pe/normas/aprueban-documento-denominado-guia-reconocimiento-arboles-patrimoniales

Fuente: inforegion.pe