Minam: tres experiencias ambientales calificaron como buenas prácticas en gestión pública.

Monitoreo satelital, promoción de la conservación de bosques y herramienta Huella de Carbono Perú.

Por la pandemia, el monitoreo satelital regular de bosques que desarrolla el Sernanp se vio afectado por la pandemia, y alteró las actividades de patrullaje en las áreas naturales protegidas (ANP).

17:06 | Lima, jun. 7.

El monitoreo satelital de la deforestación de los bosques de áreas naturales protegidas en la Amazonía, la promoción de la conservación de bosques con inclusión social, en época de pandemia, y la herramienta digital Huella de Carbono Perú, a cargo del Ministerio del Ambiente (Minam), calificaron como Buenas Prácticas de Gestión Pública 2021, por Ciudadanos al Día.

La secretaría técnica del Premio a las Buenas Prácticas en Gestión Pública 2021, informó al Minam que tras haber culminado la primera etapa de evaluación de las postulaciones al citado certamen, la entidad es parte de las instituciones que han implementado con éxito experiencias innovadoras que sirven mejor a la ciudadanía. 

Bosques protegidos

Una de las experiencias calificadas como buena práctica de gestión púbica es el monitoreo satelital de la deforestación de los bosques de áreas naturales protegidas del ámbito amazónico que ejecuta el Programa Nacional de Conservación de Bosques para la Mitigación del Cambio Climático (Programa Bosques), en convenio con el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp).
El monitoreo regular que desarrolla el Sernanp se vio afectado por la pandemia, impactando las actividades de patrullaje en las áreas naturales protegidas (ANP). En este contexto el Programa Bosques ejecuta la teledetección de Alertas Tempranas de Deforestación (ATD), mediante la plataforma Geobosques (mensualmente para 38 ANP).

Esto ha permitido monitorear con imágenes satelitales 16 millones 090 mil 978 de hectáreas de bosques, fortalecer las capacidades de monitoreo del equipo de Sernanp y brindar asistencia técnica en las jefaturas de las ANP, los cuales a su vez coordinan con las comunidades nativas que se encuentran en las zonas de amortiguamiento de esos ecosistemas. 
Esta experiencia se desarrolla en: Amazonas, Cajamarca, Cusco, Huánuco, Junín, Loreto, Madre de Dios, Pasco, Puno, San Martin, Ucayali, que tiene Bosque Húmedo Amazónico y donde se distribuyen las Áreas Naturales Protegidas.

Promoción de la conservación de bosques

La otra iniciativa es la promoción de la conservación de bosques con inclusión social, en época de pandemia. Para este efecto, se aplica el mecanismo de Transferencias Directas Condicionadas (TDC), un subsidio económico que se otorga a comunidades nativas y campesinas, para fortalecer las capacidades de conservación de sus bosques y favorecer la reducción de la deforestación, con actividades económicas sostenibles para mejorar la calidad de vida.
Ello requiere de un continuo seguimiento del trabajo de las comunidades, para determinar si se cumple con los compromisos del convenio, mediante visitas de campo para recoger la información brindada por ellas y verificar el avance respectivo. Al entrar en vigencia el estado de emergencia por el covid-19, se limitó su implementación.

Conservación de bosques secos
La imposibilidad de realizar las supervisiones programadas generó riesgos para la evaluación de los compromisos de conservación por parte de las comunidades socias, lo que originó que el Programa Bosques adoptara medidas excepcionales.
La adecuación de procesos internos, modificación de planes de supervisión, elaboración de protocolos y coordinación con entidades aliadas, hicieron posible mantener la comunicación con las comunidades socias, pese a las restricciones físicas, para que la protección del bosque no se detenga.
Esto permitió la entrega de 9 millones 383 mil 135 soles de subvenciones económicas a 105 comunidades nativas y/o campesinas, lo cual representa 7,669 familias, lográndose una transferencia del 99.3 % de lo programado para el 2020. Además, se logró conservar un total de 892 mil 355.95 hectáreas (96.2%) de lo planificado para el 2020.

Huella de Carbono Perú

La herramienta Huella de Carbono Perú del Minam también fue calificada como buena práctica en gestión pública 2021. 
El esfuerzo nacional frente al cambio climático requiere de la participación e involucramiento de todos, y la medición, verificación, reducción y neutralización de la huella de carbono de las empresas e instituciones públicas son claves para  la acción climática alineada al proceso de reactivación económica sostenible que nuestro país necesita.

En ese contexto, surge la plataforma Huella de Carbono Perú (HC-Perú) como una herramienta de acceso libre y gratuito que brinda un doble beneficio. Por un lado, promueve un real cambio de comportamiento y modelo de gestión en las organizaciones al medir sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), y por otro, toma acción en favor del ambiente. 
Asimismo, constituye un indicador de gestión para fortalecer la eficiencia, eficacia, competitividad, rentabilidad y sostenibilidad de las instituciones públicas y privadas del país.
También, brinda un reconocimiento oficial, mediante cuatro estrellas que se otorgan de manera consecutiva de la siguiente manera: la primera, por el cálculo de las emisiones; la segunda, al verificar dicha medición; la tercera, al reducir emisiones; y la cuarta, al neutralizar la huella de carbono.
Todas las acciones que desarrolla el Minam están orientadas a la conservación ambiental, impulsar el desarrollo sostenible y, fundamentalmente, a logara el bienestar de la población.

Fuente: Andina.pe