Miguel Bosé asegura en sus memorias que sus padres fueron unos monstruos.

Miguel Bosé lleva siendo noticia desde marzo de 2020 por sus polémicas declaraciones sobre la pandemia de Covid-19 y su más que evidente postura negacionista. El artista no es que no crea en el virus, sino que duda de la fiabilidad de las vacunas, algo que queda en entredicho en cuanto compruebas que los casos diarios pueden ser los mismos, que la gravedad de la enfermedad es muy inferior.

Pero el cantante, tras revelar que se retiraba públicamente durante un tiempo, ha regresado a la esfera mediática con la publicación de sus memorias, El hijo del Capitán Trueno, en la que habla sin tapujos sobre muchos aspectos de su vida; pero es sin duda alguno sus padres el que más ha llamado la atención por la dureza que habla de ellos.

“El problema que tenía Miguelito fue sobrevivir a diario a esos dos monstruos que tanta sombra y tanto eclipse causaban”. No solo les acusa de vivir siempre bajo su sombra, sino de ser unos monstruos, sobre todo su padre: “no reunía las condiciones que buscaba en un heredero: machote, cazador, rudo. Yo era de vena más lombarda, sensible, y leía mucho”. Eso sí, ha perdonado a ambos y no quiere que su libro sea una especie de ajuste de cuentas, “sino un ejercicio de entender”.

Fuente: www.sport.es