Merino, Flores-Aráoz, Rodríguez podrían ir hasta 30 años a la cárcel

A raíz de las agresiones contra los miles de manifestantes que salieron a protestar contra Manuel Merino y después del asesinato de Inti Sotelo y Bryan Pintado, las organizaciones de derechos humanos Aprodeh, CEAS, Comisedh, Demus, Fedepaz, IDL, Paz y Esperanza integrantes de la Coordinadora Nacional de DD.HH. presentaron una denuncia penal contra las autoridades de ese momento.

Gloria Cano, directora de Aprodeh, detalló a Perú21 los términos de la denuncia y comentó su opinión respecto al abusivo accionar policial.

¿A quiénes han implicado en la denuncia?

La denuncia ha sido presentada contra Manuel Merino, Ántero Flores-Aráoz, Gastón Rodríguez y los altos mandos policiales. Nosotros hemos presentado hoy un desistimiento con respecto al director de la Policía, Orlando Velasco, porque él está internado en una clínica, no ha estado activo durante estas semanas. Hubo un reemplazo, Jorge Alejandro Lam, por eso hemos rectificado el nombre, lo hemos incluido. También está incluido el jefe de la Segunda Región Policial, Jorge Luis Cayas.

¿Por la presunta comisión de qué delitos?

Homicidio calificado, lesiones graves y abuso de autoridad.

¿En qué han basado la denuncia?

Ya desde el día 11 de noviembre se había iniciado una serie de manifestaciones producto de la crisis política que atraviesa el país, el 12 se convocó a una marcha nacional. Ese día (la Policía) empezó la represión con gases lacrimógenos, con perdigones que no eran de goma, sino otro tipo de materiales, con proyectiles que impactaron en algunos manifestantes causando lesiones serias. Incluso, dos han tenido que ser operados. Esta situación llamó la alerta de las organizaciones de derechos humanos tanto nacionales como internacionales, al igual que a la Defensoría del Pueblo, e hicimos llamados a que esto no ocurriera contra los ciudadanos que salían a las calles en uso de su derecho a la protesta.

¿Y qué sucedió?

El día 13, ni los altos mandos policiales o el presidente de ese entonces, Manuel Merino, ni Ántero Flores-Aráoz (primer ministro) dieron disposiciones correctivas, sino, por el contrario Flores-Aráoz se presentó en las instancias policiales y los felicitó y alentó a continuar con esa labor. Lo cual, desde nuestro punto de vista, ha generado que en la manifestación del día 14 la situación empeore con más agresiones a los manifestantes, lanzándoles bombas lacrimógenas y proyectiles disparados al cuerpo. Los periodistas dan cuenta que en la marcha del día 14, a pesar de haberse identificado como prensa, algunos policías les disparaban al cuerpo con el fin de que dejaran de filmar las agresiones a los manifestantes.