“Me cuesta creer que estoy a salvo”, dice profesora de Afganistán al llegar a Chile.

Tras 14 años de estar separadas, la profesora afgana Zainab Momeny se reunió este viernes con su hermana Zhara en Chile, adonde llegó como refugiada tras escapar de su país cuando los talibanes tomaron el poder.

Ella dice que está muy feliz, dice: ‘todavía me cuesta creer que estoy a salvo aquí’ [en Chile], y siente que por fin puede dormir tranquila sin preocupación”, dijo Zhara Habibi, quien tradujo las declaraciones de su hermana en una conferencia de prensa a su arribo al aeropuerto de Santiago.

Zainab es la primera persona afgana que hemos acogido”, destacó Carolina Valdivia, subsecretaria chilena de Relaciones Exteriores, quien también le dio la bienvenida en el aeropuerto.

Esta profesora de 33 años que vivía en Kabul consiguió refugio en Chile luego de que su hermana Zhara, quien vive en el país sudamericano desde 2008, pidiera ayuda al gobierno de Santiago.

En un conmovedor relato, Zainab comentó que para dejar Afganistán tuvo que esconderse primero con otra familia en la casa de un amigo, pues bajo las estrictas normas morales de los talibanes, temía por su vida por ser mujer, profesora universitaria y divorciada. Luego, pudo viajar al vecino Pakistán.

La situación de las mujeres está muy limitada, se resume a las cuatro paredes de la casa, no se permite que las mujeres estudien educación superior, no se permite que trabajen, solamente permiten hasta sexto básico”, explicó Zainab, según la traducción de su hermana.

Es una situación supercrítica, las mujeres han vuelto mucho más frágil su situación, más de lo que era antes, siendo reprimidas con latigazos, golpes. Hay mujeres detenidas y no saben dónde están”, agregó.

Zainab logró abordar un avión hacia Pakistán, donde recibió la ayuda de Leopoldo Sahores, embajador argentino en ese país, quien le entregó los salvoconductos que le otorgó Chile para seguir su viaje. Tras ello voló a Dubái, París y finalmente Santiago.

Yo tenía la esperanza de encontrarla con vida, pero algo siempre de mí decía ‘¿y qué pasa si eso no sucede?’. No la veía en 14 años, entonces la veo más enflaquecida, un poco más vieja de lo que éramos antes las dos, y ella dice: ‘yo viví en la guerra, ¿qué esperas más de mí?’”, relató Zhara Habibi.

Ahora Zainab debe cumplir una cuarentena preventiva de siete días por la pandemia de COVID-19, que realizará en la casa de una amiga de su hermana. Luego explorará opciones para estudiar en Chile u otro país.

Chile ya entregó 20 salvoconductos para recibir a ciudadanos afganos. Algunos se encuentran en Pakistán y otros en Irán.

El gobierno chileno ha explicado que no tiene los medios para sacar gente de Afganistán, pero puede proporcionar los salvoconductos y documentos que permitan el viaje de refugiados.

Fuente: AFP