Mashua: Tubérculo andino tiene propiedades anticancerígenas y antiinflamatorias

La mashua (Tropaeolum tuberosum), conocida también como “añu”, “isaño” o “cubio”, es un tubérculo oriundo del Perú, que crece entre los 2,800 y 4,100 metros sobre el nivel del mar.

Posee compuestos bioactivos anticancerígenos, neuroprotectores y regeneradores celulares, y se conoce que su domesticación y consumo se remonta a hace más de 7,500 años, según evidencias arqueológicas.

¿Qué es la mashua y para qué sirve?

La mashua es un cultivo andino como la papa, la oca y el olluco, pero menos conocido. Tiene múltiples propiedades nutritivas y medicinales, según indican estudios de investigadores de la Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga, de la región Ayacucho.

Una de los hallazgos más impactantes de los investigadores ayacuchanos es la identificación de compuestos bioactivos presentes en la mashua con propiedades anticancerígenas, neuroprotectoras, desinflamantes, antivirales y de regeneración celular, entre otras que convierten a este tubérculo oriundo del Perú en un superalimento.

¿Cómo se prepara la mashua?

La mashua tiene un sabor naturalmente ácido y al cocinarse tiene a ser más bien dulce. Este pequeño tubérculo posee 4 veces mas vitamina A y vitamina C que la papa, además posee importantes nutrientes y minerales.

El plato o receta peruana más conocida y famosa que se prepara con este insumo es la fabulosa sopa de mashua. Se trata de una rica sopa a base de mashuas, acompañada con zapallo, huacatay y ají amarillo.

Con este insumo peruano -ya sea en sus variedades amarilla, negra y roja- también puedes preparar puré, ajiaco y hasta unos riquísimos picarones. 

Se puede utilizar en las recetas como un equivalente de la papa, la yuca y el camote. 

¿Qué es la mashua?

Es un tubérculo con grandes propiedades farmacéuticas y curativas al cuerpo humano. Según estudios, este alimento con proteína, carbohidrato y antocianina es anticancerígeno, y es capaz de tratar el cáncer del colon, piel y próstata.

En la medicina tradicional andina, la mashua se consume para prevenir y tratar diversos tipos de cáncer como el de colon, de estómago y de próstata, así como la gastritis provocada por la bacteria helicobácter pilori, así como enfermedades de la piel, de las vías urinarias, entre otras.

Otra propiedad importante que contiene la mashua es la antiséptica y antiparasitaria; esto último se comprueba en los terrenos de cultivo donde este vegetal es resistente a plagas como el gorgojo de la papa, insectos en general y el gusano nemátodo que suele atacar a los sembríos. Por ello es que la mashua se siembra habitualmente como cerco perimétrico de protección de otros cultivos.

Cabe resaltar que no todas las variedades de mashua tienen las mismas propiedades medicinales. 

¿Cómo es la preparación de la mashua para la próstata?

La mashua negra es la variedad más utilizada para el tratamiento contra el cáncer de próstata. Se hierve hasta que al tacto esté suave, luego se puede comer con todo y cáscara o licuarla en jugo con un poco de miel. Uno o dos tubérculos al día pueden hacer la diferencia.

Fuente: eltiempo.pe