Más que diversión: el papel del juego en el desarrollo infantil

Saltar, jugar a las escondidas, a las damas, al fútbol o armar bloques son todas actividades extremadamente importantes en el crecimiento del niño. Cuando juegan, además de divertirse, los pequeños desarrollan procesos cognitivos y emocionales para construir el adulto sano que necesitan a futuro.

La psicóloga educativa infantil Ximena Meneses menciona que el juego permite a los niños desarrollar procesos como la atención, la concentración y la memoria. En el aspecto emocional, los ayuda a fomentar la paciencia, la tolerancia a la frustración y la toma de decisiones. “También implementan competencias sociales, como aprender a forjar vínculos con los demás, compartir y ponerse de acuerdo”, anota. 

CADA JUEGO TIENE UNA VENTAJA

El juego simbólico o de roles, en los que el niño simula actividades, favorece el desarrollo emocional y del lenguaje. Además, desarrolla la atención y la función ejecutiva, pues los pequeños deciden con qué y cómo actuar. 

Por su parte, los juegos de reglas y los interactivos favorecen el desarrollo cognitivo. Para las capacidades matemáticas, es bueno incentivar el gusto por los juegos de construcciones, las damas o el ajedrez. Y si lo que se busca es mejorar las habilidades para el cálculo, las cartas son perfectas. 

Por supuesto, no pueden dejarse de lado los juegos con actividad física. Su importancia radica no solo en el desarrollo del cuerpo, sino en su beneficio para el aprendizaje del autocontrol y el procesamiento de información.

Milenka Stiglich, educadora con formación en pedagogía libre, terapeuta de artes expresivas y fundadora de Monigote, comenta que todos estos procesos favorecen el autoconocimiento y el autocuidado del niño, siempre y cuando se les garantice espacios donde tienen la opción de crear y decidir. “Qué mejor que eso para crecer seguros de sí mismos”, sostiene.

MáÁS EJEMPLOS DE APRENDIZAJE

Los beneficios asociados al juego son muy diversos. En el informe “Aprendizaje a través del juego”, elaborado en 2018 por Unicef, con el apoyo de Lego Foundation, se nombra algunos de los más importantes:

✓ Establecer un plan y seguirlo
✓ Desarrollar hipótesis a través del ensayo y el error
✓ Aplicar conceptos de cantidad, ciencia y movimiento a la vida real
✓ Razonar de una manera lógica y analítica manipulando objetos
✓ Obtener satisfacción de los logros propios
✓ Desarrollar la creatividad y explorar la estética

JUGAR A TODA EDAD

De acuerdo con las especialistas, el juego es importante siempre, más allá de la edad del niño. Sin embargo, cuanto más pequeños son, tienen mayor plasticidad cerebral para llevar a cabo los procesos cognitivos y emocionales que les servirán a futuro. Por eso, estimular a un niño correctamente mediante el juego es la llave para potenciar su desarrollo.

A pocas semanas de Navidad, no hay mejor regalo para tu pequeño que un juego que le divierta y estimule. ¿Buscas uno? Encuéntralo en la juguetería de Metro, que tiene cientos de opciones a los precios más bajos.