Inicio FAMILIA Mantener la distancia social no basta para no contagiarse de coronavirus

Mantener la distancia social no basta para no contagiarse de coronavirus

Al inicio de la pandemia la OMS (OMS) aseguraba que bastaba con lavarse las manos para no contagiarse de Covid-19. Pronto, los estudios científicos la llevaron a mudar sus guías y a aconsejar a la población sostener una distancia de seguridad. Ya en el mes de junio, solicitó que toda la población usase mascarilla, no sin críticas por la lentitud con la que respondió frente a la aparición de nuevas pruebas científicas.

El día de hoy, la OMS asegura que el coronavirus se transmite sobre todo a corta distancia. No obstante, cada vez existen más evidencias a nivel científico que apuntan a que el virus se transmite a más de un metro de separación, y de que, además de esto, puede quedarse flotando en el aire de un sitio cerrado. Por ende, no es suficiente con eludir los contactos cercanos: asimismo se hace preciso utilizar la mascarilla, aun si se puede sostener la distancia social, y ventilar estos lugares, así sean escuelas, aeroplanos, edificios o bien furgones de metro.

Es verdad que, además de resaltar el contagio por contacto próximo, la OMS ya aconseja «evitar lugares y acontecimientos atestados, espacios cerrados mal ventilados y el contacto prolongado con otras personas», mas desde hace unos meses decenas y decenas de especialistas en sprays y en transmisión de enfermedades solicitan cambios en sus indicaciones.

Publicidad

«Evidencias abrumadoras»
En el mes de julio, 239 especialistas publicaron una carta pidiendo a la OMS que reconsiderase sus guías. A inicios de octubre, un comentario publicado en la gaceta «Science», encabezado por Kimberly Prather, estudiosa de la Universidad de California en San Diego, defendía que «la atención debe dirigirse a resguardar en frente de la transmisión aérea» y que hay «evidencias apabullantes de que la inhalación del virus es la senda de transmisión principal».

Esquema que explica de qué manera la mascarilla frena la transmisión de la Covid-19, al frenar sprays (en colorado) y gotículas mayores (en verde)Esta misma semana, una investigación probaba que los hurones pueden contagiar a compañeros sanos a través de una corriente de aire, a más de un metro de distancia. En el mes de agosto, una investigación advirtió coronavirus con capacidad de inficionar a cuatro,8 metros de un paciente. Además de esto, hay múltiples investigaciones que muestran casos de contagios a una distancia notable, o bien en los que una persona pasó el virus a otras muchas. Esto último, conocido como supercontagio, es un fenómeno que no puede ser explicado por la transmisión a corta distancia, conforme muchos especialistas, y se ha observado múltiples veces en buses o bien discos.

La controversia: sprays o bien gotículas
El origen de esta tal vez ininteligible polémica está en la física. Específicamente, en la física de las pequeñas partículas en las que los virus viajan de una persona inficionada a otra sana. Por un lado, la OMS se centra en la transmisión a corta distancia, por medio de «gotas grandes» o bien gotículas. Son esferas de saliva y moco, cargadas de virus, que se expulsan al toser y estornudar como genuinos proyectiles y que pueden contagiar a otras personas al impactar contra su boca o bien sus ojos, o bien al contaminar una superficie, como el pomo de una puerta. Siendo «grandes», la gravedad impide que lleguen lejísimos o bien que estén suspendidas bastante tiempo.

Aspecto de un spray, en comparación con el tamaño de los virus – Milton, 2020

No obstante, los que resaltan la transmisión aérea o bien a mayor distancia se centran en partículas más pequeñas: los sprays. Estos no se lanzan como proyectiles, sino quedan flotando en el ambiente. De ahí que, transmiten el virus siendo aspirados y no por impacto, lo que implica que gane peso la relevancia de ventilar espacios cerrados, sobre todo por el hecho de que los sprays pueden continuar suspendidos entre 12 minutos y 10 horas, conforme las condiciones.

De momento, la OMS y los Centros de Control y Prevención de Enfermedades prosiguen considerando los sprays como senda de transmisión secundaria. Un conjunto de diez especialistas, impulsores de las cartas dirigidas a la OMS, plantean múltiples recomendaciones: abrir las ventanas, instalar filtros MERV en los sistemas de ventilación, utilizar aparatos portátiles de purificación de aire, pertrechados con filtros HEPA, y medir la concentración de CO2 con sensores para valorar la ventilación. En verdad, se aconseja no superar las 800 partes por millón de este gas, si bien en las salas españolas se llegan a las cuatro.000, conforme un reciente estudio de la Universidad de Burgos.

Esquema de un filtro HEPA. Los aparatos de purificación pertrechados con filtros HEPA son aconsejables, conforme especialistas en sprays y transmisión de enfermedadesRecomendaciones sobre sprays para sortear al virus

Un conjunto de diez especialistas aconsejan una serie de cambios en las medidas a adoptar para eludir contagiarse de coronavirus, teniendo presente su transmisión por sprays y vía aérea, que se pueden preguntar en esta página de preguntas y contestaciones.

Esencialmente, consisten en eludir espacios cerrados, a lo largo de tiempos prolongados, donde hay bastante gente, cerca unos de otros, en especial si hablan o bien chillando o bien haciendo deporte. Además de esto, comentan que resulta conveniente utilizar la mascarilla apropiadamente (bien ajustada, y sin asomar la nariz) y progresar la ventilación, o sea, la renovación del aire de los interiores con aire del exterior, para reducir la concentración de sprays cargados de virus.

-Abrir las ventanas: mantienen que abrir las ventanas es el procedimiento más básico para progresar la ventilación, si bien su eficiencia depende de de qué manera se relacionen con los sistemas de ventilación del edificio, de la meteorología o bien del tamaño de las instalaciones. Se aconseja instalar ventiladores en las ventanas para renovar el aire de manera constante.

-Sistemas de ventilación en edificios: estiman que depende de cada edificio, mas que normalmente pueden ser ventajosos por el hecho de que introducen aire del exterior. Además de esto, la instalación de filtros convenientes, como MERV 13, pueden suprimir hasta el 80% de los virus suspendidos en sprays. Sin embargo, muchos sistemas no son suficientemente potentes para aguantar estos filtros tan finos.

-Medir el CO2: la ventilación depende del número de cámbios de aire por hora (ACH, en inglés) de un determinado espacio. Para cerciorarse de que se llega a niveles convenientes, los estudiosos aconsejan contrastar el adecuado funcionamiento de los sistemas de ventilación y también instalar sensores de CO2 para valorar la calidad de exactamente la misma.

Se cree que un espacio bien ventilado ronda una concentración de 800 o bien 950 partes por millón (ppm) de CO2, en ciertos casos hasta 1.000, cuando en el exterior la concentración ronda las 400. Espacios mal ventilados pueden llegar a las tres.000 o bien cinco.000 ppm de CO2: en verdad, un reciente estudio de la Universidad de Burgos advirtió que ciertas salas de pequeños empiezan el día a unas 800 ppm de CO2 mas que llegan a las cuatro.300 ppm al acabar la jornada de clases. Este efecto de acumulación de CO2, y de sprays, aumenta si hay gente cantando, hablando o bien chillando, o bien moviéndose mucho (por poner un ejemplo, haciendo deporte), en un escenario que recuerda mucho a un sala.

-Emplear purificadores de aire: estos estudiosos aconsejan utilizar sistemas de purificación del aire para reducir la cantidad de sprays cargados de virus, como contaminantes y alérgenos. Los más eficaces son los pertrechados con filtros HEPA (acrónimo de filtro de alta eficacia de aire particulado»), que tienen capacidad de suprimir hasta el 99,9% de los sprays que pasan por ellos. Asimismo aconsejan utilizar aquellos pertrechados con iones o bien rayos ultravioleta. Resaltan que es esencial que tengan el tamaño conveniente para la estancia donde se quieren poner.

Fuente: ABC.es

Publicidad