Maduro ahora acusa a Álvaro Uribe de orquestar un plan para asesinarlo

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, acusa al expresidente de Colombia Álvaro Uribe y al embajador de este país en EE.UU. de dirigir un plan para asesinarlo.

“Planifican mi asesinato desde Colombia. He sabido de un plan dirigido por Álvaro Uribe Vélez, con la participación del embajador colombiano en Estados Unidos, Francisco Santo”, ha indicado Maduro en un discurso ofrecido este miércoles desde el salón Boyacá del Palacio de Miraflores, transmitido por cadena estatal Venezolana de Televisión (VTV).

De acuerdo con el mandatario bolivariano, el citado plan que también tuvo como objetivo acabar con varios funcionarios de su Gobierno, se habría discutido con el opositor venezolano Lester Toledo, quien permanece prófugo en Colombia de la Justicia. “Es un plan para ingresar 32 mercenarios para intentar”, ha agregado.

Toledo fue designado por Juan Guaidó, el jefe golpista de la Asamblea Nacional —en desacato desde 2016 y controlada por opositores— como coordinador internacional para la supuesta ayuda humanitaria de Venezuela en Colombia.

Maduro, no obstante, ha denunciado que el Gobierno colombiano “tiene terror a la revolución chavista y revolucionaria” y ha asegurado que esa es la razón por la que se dirige un plan para asesinarle desde este país vecino.

Planifican mi asesinato desde Colombia. He sabido de un plan dirigido por Álvaro Uribe Vélez, con la participación del embajador colombiano en Estados Unidos, Francisco Santo”, ha indicado el presidente venezolano, Nicolás Maduro.

El mandatario venezolano ha asegurado que el intento de magnicidio contra él fue ordenado por el asesor de seguridad de la Casa Blanca, John Bolton, así como por el expresidente colombiano Juan Manuel Santos y el exdiputado opositor venezolano Julio Borges.

Colombia fue uno de los países que apoyó el golpismo en Venezuela después de que Guaidó se autoproclamó en enero pasado de manera inconstitucional “presidente interino” del país bolivariano, con el apoyo de Washington y otros Estados regionales.

Caracas ha acusado ya en reiteradas ocasiones al Gobierno de Bogotá de ser un títere de Estados Unidos y de secundar al Ejecutivo estadounidense en sus esfuerzos para intervenir en Venezuela y derrocar a Maduro. Hispantv.