Los números que muestran que la violencia policial en EE.UU. es un “problema de salud pública”

Una muerte como la de George Floyd es impactante, pero habitual.

Las muertes de personas en confrontaciones con la policía, como en el caso de Floyd el 25 de mayo en Minneapolis, es algo que se repite cientos de veces al año en Estados Unidos.

Floyd, un afroestadounidense de 46 años, murió por asfixia cuando varios policías intentaban arrestarlo, según la autopsia, lo que ha generado una ola de protestas, algunas con disturbios y violencia, como no se había visto en EE.UU. desde hace décadas.

Pero en el país cada año mueren más de 1.000 personas por la acción -justificada o no- de la policía.

También los agentes son víctimas habituales en estos incidentes violentos.

En 2018 más de 85.000 personas sufrieron heridas en intervenciones de la fuerza pública, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Esos casos, y las consecuencias que generan, ha llevado a instituciones como la Asociación Médica Estadounidense (AMA, por sus siglas en inglés), el gremio más grande de profesionales de la salud en EE.UU., a considerar la violencia de la policía como un “problema de salud pública”.

“La investigación demuestra que las comunidades marginadas racialmente están sujetas de manera desproporcionada a la fuerza policial, y existe una correlación entre la vigilancia y los resultados adversos para la salud”, dijo la AMA en un comunicado a raíz del caso Floyd.

Los afroestadounidenses son el grupo racial que registra más casos de violencia fatal con la policía cada año en EE.UU.

Según diversos análisis, la violencia en los encuentros entre policías y civiles no solo tiene efectos en las muertes o heridas, sino en trastornos que perduran a lo largo del tiempo y que impactan a comunidades enteras.

“Una mayor prevalencia de encuentros policiales está relacionada con niveles elevados de estrés y ansiedad, junto con mayores tasas de presión arterial alta, diabetes y asma, y complicaciones fatales de esas afecciones”, sostiene la AMA.

Por su parte, la Asociación Estadounidense de Salud Pública (APHA, por sus siglas en inglés) coincide en que la violencia sistemática por parte de la policía “da como resultado muertes, lesiones, traumas y estrés que afectan desproporcionadamente a las poblaciones marginadas”.

“Las personas de color representaron más del 50% de los años de vida perdidos debido a una intervención de autoridades en 2016, pero representan poco menos del 40% de la población de EE.UU.”, dijo la APHA en un estudio de 2018.

Los números

El estudio de la APHA, llamado “Abordar la violencia policial como un problema de salud pública”, hizo un análisis basado en datos de 2016 en los que encontró que al menos 1.091 personas murieron por acción de la policía en EE.UU.

La cifra de más de 1.000 personas muertas en este tipo de incidentes se ha sostenido a lo largo de la última década.

Ese año, más de 76.400 personas sufrieron heridas (según números de los CDC) debido a la intervención legal de la fuerza pública. En 2018, la última cifra disponible, fueron de más de 85.000.

Los costos por el tratamiento médico de esas personas, así como por la pérdida de fuerza de trabajo, ascendieron a más de US$1.800 millones.

Además, el millar de personas que perdió la vida significó 54.754 años de vida perdidos.

Por otro lado, el estudio “Muertes por uso de fuerza letal por parte de las fuerzas del orden” determinó que la sexta causa de muerte entre varones de 25 y 29 años es una confrontación violenta con la policía.

Pero las autoras Sarah DeGue, Katherine A. Fowler y Cynthia Calkins, las dos primeras de la División de Prevención de Violencia de los CDC, hacen notar que los afroestadounidenses tienen 2,5 más probabilidades de ser víctimas de la policía u otras fuerzas del orden.

En algunas protestas de los últimos días se ha visto a policías haciendo gestos de solidaridad con la comunidad.

Las autoras sostienen que sus hallazgos refuerzan los llamados a “tratar la violencia policial como un problema de salud pública”, pues a su juicio tiene “profundas consecuencias para la salud pública, la democracia y la estratificación racial”.

Las víctimas uniformadas

Lo que los análisis también hacen notar es que los policías suelen ser víctimas fatales de los encuentros violentos con civiles.

Debido a la posesión de armas a la que tienen derecho y acceso fácil los estadounidenses, los policías son más propensos a temer por su vida en EE.UU., según el estudio de DeGue, Fowler y Calkins.

Una base de datos del diario The Washington Post sobre casos de violencia fatal con policías determinó que más de la mitad de las personas asesinadas a tiros por la policía en 2019 portaban armas de fuego.

Entre 100 y 200 agentes mueren cada año en cumplimiento de su deber, lo cual se suma a los costes de salud y pérdida de fuerza laboral.

¿Por qué es un problema de salud pública?

Las consecuencias de un encuentro fatal entre agentes y civiles van más allá de cada caso, según la AMA, y generan “efectos nocivos” para víctimas directas e indirectas, y para el sistema de salud y las comunidades en Estados Unidos.

Al tener una proporción más alta de incidentes con la policía que otros grupos sociales, la población afroestadounidense tiende a padecer más estrés y ansiedad, presión arterial alta, diabetes y asma, dice la institución.

La comunidad afrodescendiente es de las más afectadas en su salud diaria por los casos de violencia con la policía.