La pandemia ha propagado la pobreza en América Latina, pero también ha robustecido las cuentas de millonarios, asegura Oxfam

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha dado luces lacerantes sobre la situación en América Latina y el Caribe (AlyC): desde el 1 de junio esta región ha pasado a ser núcleo del coronavirus. No por nada los contagios que se presentan día a día y las proporciones de expansión ya han sobrepasado a los de Estados Unidos o Europa.

Pero a propósito de la crisis sanitaria en la región por la COVID-19, está también la crisis económica. Las estratosféricas cifras de pobreza y desigualdad, sumadas al incremento magno de la informalidad, solo es un botón de ejemplo de lo vulnerable que se encuentra la región.

Y justamente el contrasentido llega en lo económico. Según la Oxford Commitee for Famine Relief (Oxfam, por sus siglas en inglés), confederación internacional de 19 organizaciones para realizar labores humanitarias en 90 países, en esta pandemia al menos 73 multimillonarios latinoamericanos y del Caribe han aumentado sus fortunas en un total de 48.200 millones de dólares entre los meses de marzo y junio.

Resumiendo, la red global de organizaciones no gubernamentales plantea que la cifra de marras equivale a “un tercio del total de recursos previstos en paquetes de estímulos económicos adoptados por todos los países de la región”. Esto para cooperar con las personas más vulnerables, con aquellos desempleados y hasta con negociantes informales en esta pandemia del coronavirus.

“Los millonarios de esta parte del mundo permanecen inmunes a la crisis económica provocada por la pandemia en una de las regiones más desiguales del planeta”, sintetiza el informe de Oxfam, que precisa que en Brasil hay 42 multimillonarios que incrementaron desde marzo pasado sus fortunas en un total de 34.000 millones de dólares; mientras que sus patrimonios líquidos sumados se dispararon de 123.000 a 157.100 millones de dólares para comienzos de julio.

Para calcular esta evolución, cuenta Oxfam, se basó en los datos que la revista estadounidense Forbes reproduce en tiempo real. “La COVID-19 no es igual para todo. Mientras la mayoría de la población se arriesga a ser contaminada para no perder el empleo o comprar alimentos, los multimillonarios no tienen que preocuparse”, apunta en un glosario del estudio Katia Maia, directora de Oxfam Brasil.

En lo que atañe a Perú, Carlos Rodríguez Pastor, billonario fundador del Grupo Intercorp, durante esta pandemia se ha continuado erigiendo como el peruano más rico. De acuerdo a Forbes, su fortuna durante esta etapa se ha estimado en 4.200 millones de dólares.