La Libertad: inician trabajos en huaca donde hallaron pintura de hace 3200 años

Especialistas de la Dirección Desconcentrada de Cultura (DDC) de La Libertad iniciaron trabajos de emergencia en la huaca Tomabal, ubicada en la provincia de Virú, con el objetivo de preservar y proteger la arquitectura y la pintura mural de hace 3200 años de antigüedad que se encontraron luego que fuera destruida con maquinaria pesada para convertirla en área de cultivo.

Así lo informó el titular de la DDC, Jhon Juárez Urbina, quien detalló que las labores permitirán proteger un perfil de 30 metros cuadrados de la huaca que, a raíz de la afectación, tiene expuesto el decorado con pintura mural policroma con evidencia de diseños zoomorfos, pintados de colores blanco, azul, rojo y amarillo e incisiones, que se encuentra en un estado de precolapso y a merced de los diversos factores climáticos.

Asimismo, mencionó que la intervención será supervisada por arqueólogos del Área de Patrimonio Cultural y Defensa del Patrimonio Cultural y especialistas del Área de Conservación y Restauración de Bienes del Patrimonio Cultural, áreas técnicas que tienen una amplia experiencia en intervenciones para la conservación del patrimonio cultural.

Juárez Urbina mencionó que antes de la intervención de emergencia se realizó trabajos en campo para la delimitación del área intangible de este sitio arqueológico, aprobando su polígono con Resolución Directoral Nº 00056-2021-DGPA/MC de fecha 20 de abril del 2021.

“Estamos avanzando en los trabajos de emergencia para proteger el sitio arqueológico; además, se acaba de aprobar la poligonal de intangibilidad, lo que significa precisar su área intangible, permitiendo proteger de manera más efectiva este sitio patrimonial”, destacó Jhon Juárez Urbina, director de la DDC La Libertad.

Huaca Tomabal es un sitio, muy probablemente, relacionado al Periodo Arcaico Tardío y Formativo Temprano (2,500 a.C.- 1,500 a.C.) y de carácter ceremonial.

El hallazgo de la pintura mural de la huaca y la destrucción fue alertada a la autoridad de Cultura por el arqueólogo Régulo Franco Jordán, reconocido por hallar el fardo funerario de la Señora de Cao, quien junto al arqueólogo Feren Castillo Luján realizaron los primeros análisis a partir de la observación y la visita al sitio.