La carne vegetal de nueva generación

No es pollo ni es ternera, pero lo parece. Heura, proteína 100% vegetal, o la carne del futuro como le gusta llamarla a Marc Coloma, cofundador de la empresa barcelonesa que ha diseñado este producto, ha llegado a España para quedarse y crecer. Hasta ahora un alimento casi reservado para vegetarianos se ha convertido en un producto deseado en los lineales de los supermercados y en los restaurantes, que le han abierto sus puertas. Pero no solo. También han apostado por ella desde el programa de aceleración de start-ups de Juan Roig, fundador de Mercadona. De hecho sus cifras dan cuenta de su positiva evolución. En 2019 facturaron 2,5 millones de euros, aunque de momento sin beneficios, y en 2020 sus previsiones hablan de unas ventas de entre 7 y 8 millones. Unos números que han crecido como la espuma, desde que en 2017 Coloma y su socio Bernat Añaños, llegados desde el mundo del activismo medioambiental y desde diferentes movimientos sociales, crearan la empresa con unos 40.000 euros de inversión inicial más 100.000 de una ampliación de capital.

“Heura, no es un sustituto de la carne, sino la carne del futuro. Comprobamos cómo faltaban opciones que conectaran lo que nos gusta comer con los retos de sostenibilidad que hay en este siglo”, apunta Coloma. Un reto que llega por la polémica que envuelve a la industria ganadera, que según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) es responsable del 14,5% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero. Una de las razones que llevó a Coloma y Añaños a elaborar una carne vegetal, saludable y sostenible, que integrara la gastronomía mediterránea y con un envoltorio con un 80% menos de plástico. Un producto con el que además presumen de haber salvado a más de un cuarto de millón de pollos o frenado el consumo de agua que llenaría 570 piscinas olímpicas.

Elaborada con distintas proteínas vegetales, aceite de oliva virgen y especias y aromas que le dan aspecto de pollo, ternera o cerdo, cuenta con valores nutricionales valorados por el mercado. “Nuestro pollo tiene un alto contenido en fibra y hierro, menos grasa y nada de colesterol”, apostilla. Un producto que ofertan en distintos formatos como hamburguesas, albóndigas o tiras, a un precio que oscila entre los 20 y los 24 euros el kilo, “como lo que puede costar una carne de calidad”, asegura.

Presencia internacional

Durante el pasado año los 35 trabajadores de Heura vendieron más de 300 toneladas, una cifra que en 2020 redondearán a 1.000. El 90% se queda en España en tiendas como La Sirena, Carrefour o Eroski y en restaurantes del grupo Ibersol o en Pans & Company. El 10% restante llega a destinos internacionales como Francia, Portugal, Italia, Canadá, Chile, Alemania o Hong Kong.

Su producción se desarrolla en distintas fábricas de Francia, Holanda y España. “Nos hemos propuesto relocalizar la fabricación del producto y traerla a España en breve. Así podremos innovar más rápido y adaptarnos mejor a los cambios”, afirma el cofundador.

Aunque las ventas aumentan e incluso, “a veces tenemos que decir que no porque no llegamos a producir lo que nos demandan”, durante el confinamiento se resintieron. Un episodio que, a pesar de la segunda ola del coronavirus, dan por cerrado. “Actualmente somos la empresa de este sector que más crece en Europa, alrededor de un 459% en el último año, debido al interés que se despertó en esos meses por el consumo saludable, que derivó en un incremento de la rotación del producto en los supermercados”, asevera Coloma. Se consideran “la marca más reconocida después de la americana Beyond Meet, según algunos estudios de marca. Un reconocimiento que nos convierte en tendencia, no en moda”, concluye.

Fuente: elpais.com