Juegos de mesa: regala a tus hijos diversión y aprendizaje

Jugar no es solo divertirse: es también concentrarse, relajarse, establecer estrategias, interrelacionarse y, por supuesto, aprender. Y qué mejor manera de incentivar a tus hijos a desarrollar todas esas habilidades que regalándole un juego de mesa.

Para Ximena Zevallos, profesora de educación inicial, los juegos de mesa brindan a los niños la oportunidad de un aprendizaje significativo, especialmente si se juegan en familia. “El contexto familiar es una plataforma perfecta para que se afiance el conocimiento que se va adquiriendo con el juego”, resalta. 

Puedes encontrar juegos de mesa que desarrollen sus habilidades numéricas, como el Monopolio, en el que tiene que sumar, restar y multiplicar las rentas de cada propiedad, además de pagar servicios y negociar acuerdos. Otros, en cambio, están más asociados con las áreas de comunicación, como Scrabble, en donde se forman palabras. 

También hay juegos de mesa que no están vinculados a ningún área curricular, pero que los ayudan a fortalecer el pensamiento crítico, como el ajedrez o las damas. Si buscas que tu pequeño desarrolle la creatividad, puedes elegir los que tienen retos, pistas o descripciones ingeniosas, como Cranium o Pictionary.

UN JUEGO MUY REALClaudia Dumler, profesora de educación inicial, explica que los juegos de mesa también refuerzan el desarrollo social de los niños. “Al jugar con varias personas aprenderán a trabajar en equipo, a tolerar lo que dicen los otros y a saber manejar las reacciones. Además, reforzarán su autoestima, pues, si pierden, entenderán que en otra oportunidad pueden ganar”, aclara.

Zevallos, por su parte, resalta que “los juegos son un pequeño ensayo de la sociedad” que forja a los niños en necesidades como la tolerancia a la frustración y la escucha activa. En ese sentido, son una herramienta para crecer como persona.

TODOS GANANOtra ventaja de los juegos de mesa es que pasar un momento de diversión en familia fortalece los vínculos entre padres e hijos. Además, crea la situación perfecta para que los niños aprendan de la conducta de papá y mamá al enfrentar una derrota, una victoria o situaciones de tensión.

“Los padres y las figuras de autoridad de la familia son ejemplos que modelan ciertas manera de cómo resolver problemas, escuchar o decirnos las cosas, pues los juegos de mesa pueden ser muy retadores”, acota Dumler. Por ello, también es importante que, ante una situación de frustración o enojo de tu niño, valides el sentimiento y le expliques calmadamente que a veces se pierde y otras veces se gana. 

Si tus pequeños no sienten mucho entusiasmo por los juegos de mesa, puedes animarlos contándoles que compartirán un momento muy divertido y emocionante. Asimismo, haciéndolos parte del proceso de juego, incluso desde antes del momento de la compra; por ejemplo, puedes sentarte con tu pequeño y hacer una lista de los que más le atraigan e ir a la tienda con él para elegirlo.

Como ves, sobran las razones para disfrutar con tu hijo de divertidos momentos de un juego de mesa. Así que, ¿por qué no regalarle uno esta Navidad? Encuéntralo en la juguetería de Metro, que tiene cientos de opciones a los precios más bajos.