Italia decreta el cierre de gimnasios, teatros y cines y obliga a la hostelería a cerrar a las 18:00 horas

Giuseppe Conte, presidente el Gobierno de Italia, ha firmado este domingo un nuevo decreto que obliga el cierre de piscinas, gimnasios, teatros y cines e impone el cierre de la hostelería a las seis de la tarde, que empezará a tener validez desde mañana hasta el 24 de noviembre. Todo ello con el objetivo de frenar los contagios de coronavirus en el país transalpino después de que se hayan aumentado en los últimos días llegando este sábado hasta los 19.644 casos positivos y 151 fallecimientos en las últimas 24 horas. Asimismo, han aumentado en 817 los hospitalizados respecto al viernes y en la UCI ingresaron 79 personas.

Por otra parte, en el nuevo decreto que se va imponer a partir de mañana, se recomienda evitar recibir en los domicilios a personas que no sean convivientes y se recuerda que la mascarilla es de uso obligatorio en todo momento. Sin embargo, no se ha decretado el toque de queda a nivel nacional, aunque sí que es está impuesto en regiones como Lacio, región a la que pertenece Roma, Sicilia, Calabria, Lombardia y Campania.

Así las cosas, la hostelería, heladerías y pastelerías podrán abrir solo de cinco de la mañana a seis de la tarde, pero tendrán la oportunidad de poder abrir sus puertas los domingos y festivos. De la misma manera, solo se permitirá estar cuatro personas en una misma mesa de un bar o restaurante si no son del mismo núcleo familiar.

Al igual que los gimnasios y las piscinas, los centros culturales, sociales, recreativos y salas de bingo se verán obligados a cerrar, mientras que los parques de juegos de los niños permanecerán abiertos. También cierran los teatros, cines y salas de conciertos, independientemente de que se celebren al aire libre. Las estaciones de esquí también cierran.

El mismo Gobierno central italiano no ha prohibido moverse entre regiones pero ha recomendado a los ciudadanos no desplazarse entre los diferentes municipios o viajar a segundas residencias si no es por necesidades comprobadas de trabajo o estudio. Además, también han introducido nuevas medidas para aplicar la enseñanza a distancia para al menos el 75% de los alumnos que cursan la educación secundaria de segundo grado.