Instagram: La red social que también crea y difunde literatura

Instagram, la red social que destronó a Facebook y que continúa generando un poderoso interés en las jóvenes generaciones, congrega millones de seguidores que persiguen contenido literario, generan post sobre sus lecturas favoritas y cuelgan fotos de sus libros ‘posando’ en una elaborada escenografía, al mismo estilo de la portada de una revista de moda.

Lejos de un lenguaje ‘culto’ o especializado, la comunicación de los ‘bookstagramers’ (personas que recomiendan libros en Instagram) es distendida, coloquial y, sobre todo, amigable, pues el objetivo central es acercar el libro a los lectores como si fuera un amigo incondicional.

Así lo ve Romina Silman de la cuenta Leer es bonito (@leer.es.bonito): “Cuando comencé a gestar mi proyecto quise que la gente sienta que leer es amigable, que no se trata de impresionar a los otros, sino de una satisfacción personal”.

Desde hace un año, Silman comparte comentarios de sus lecturas acompañados de la fotografía del libro. Ahora son casi 12 mil seguidores que para ella son parte de una gran comunidad que lee literatura como una manera de acompañarse en colectividad: “Se ha generado una forma distinta de leer.

Es una actividad acompañada, no porque leamos el mismo libro sino porque nos vamos contando lo que estamos leyendo, la gente interactúa en los muros, intercambia información. Ya no leemos en soledad”, reflexiona Silman. Durante la pandemia esta interacción se siente con más fuerza.

Romina Silman se dedica desde hace un año a su cuenta en Instagram @leer.es.bonito. En ella comparte comentarios de sus lecturas acompañados de la fotografía del libro. Es muy disciplinada, lo que le permite interactuar con sus seguidores a diario y subir nuevo contenido periódicamente. (Leer es bonito)

Romina Silman se dedica desde hace un año a su cuenta en Instagram @leer.es.bonito. En ella comparte comentarios de sus lecturas acompañados de la fotografía del libro. Es muy disciplinada, lo que le permite interactuar con sus seguidores a diario y subir nuevo contenido periódicamente. (Leer es bonito)

Ella encontró en Instagram las herramientas que le daban las facilidades para sus post, que son mostrar el libro a través de una foto agradable y acompañarla de un comentario breve, con un estilo propio, que se alimenta de historias personales vinculadas al tema del libro. Silman tiene una regla: solo comparte los libros que le gustaron. Últimamente lee sobre racismo por lo que sus más recientes post recomiendan las publicaciones de Toni Morrison o Marco Avilés.

¿Cómo usan Instagram los que escriben literatura?

Aunque parezca imposible ya se han creado novelas en esta red social como Hey Harry, Hey Matilda de la fotógrafa Rache Hulin o la española Leticia Sala autora de Scrolling After Sex. Dado su éxito, las editoriales le pusieron el ojo y se convirtieron en grandes tirajes que se encuentran en librerías.

Y no solo narrativa. Danna Clark, es el pseudónimo de una peruana-americana que utiliza Instagram para publicar versos que conecten e inspiren a los demás. Ella es una ‘instapoet’: “La poesía tiene ese mega poder de conectarte contigo mismo, de tender puentes hacia los demás y más allá de eso tiene la capacidad de imprimir belleza hasta en las líneas más dolorosas. Es una forma distinta y muy intensa de empatizar”, nos dice desde Miami donde radica.

Desde su cuenta Literapy (@literapy), con 147 mil seguidores, publica poemas que tienen gran alcance con su público. A diferencia de otras cuentas de Instagram que utilizan abundantes recursos audiovisuales, el estilo Literapy solo contiene versos en fondo blanco: “Para mi escribir es como meditar. La sencillez en el proceso de escritura y en el de publicación era básica para lograr mi objetivo. Mi objetivo era alejarme de esa presión, ‘desadornar’ la mente, desvestirla para que fluya el texto y dejarlo así desnudo en el papel (o en este caso pantalla)”, asevera Clark quien mantiene su verdadera identidad en absoluto secreto.

Danna Clark es abogada y emprendedora social. Ha publicado el libro de poemas "Literapy" y, recientemente, "Versos Secretos".

Danna Clark es abogada y emprendedora social. Ha publicado el libro de poemas “Literapy” y, recientemente, “Versos Secretos”.

Por otra ruta está Yi Li, una diseñadora gráfica que unió su profesión a su pasión por la lectura. Li es una reconocida booktuber que migró a Instagram porque su formato es mucho más dinámico, genera más interacción y no demanda tanto tiempo como sí lo haría crear un video para su canal de YouTube. En las ‘stories’ de 15 segundos, se pueden crear retos, consignas y dinámicas alrededor de los libros, así como compartir información in situ, esta otra de sus cualidades más exitosas.

En Bibliofilia Store realizan la creación y venta de productos exclusivamente para lectores como fundas protectoras de libros y velas literarias (Bibliofilia Store).

En Bibliofilia Store realizan la creación y venta de productos exclusivamente para lectores como fundas protectoras de libros y velas literarias (Bibliofilia Store).

Pero Li ha encontrado también en esta plataforma un nicho desatendido en nuestro país al que puede ofrecer artículos que hagan de la experiencia de la lectura un momento placentero a través de Bibliofilia Store: “Realizamos la creación y venta de productos exclusivamente para lectores como fundas protectoras de libros, bitácoras de lecturas, velas literarias inspiradas en diversos personajes, etc. Son productos pensados en darle un plus a la experiencia de leer”, comenta sobre su tienda virtual.

Sin duda, las comunidades alrededor del libro conformada por lectores, escritores, librerías y, también, de accesorios para los libros, han encontrado en Instagram un espacio agradable y efectivo que, en tiempos de pandemia, también se vuelve un desfogue ante la adversidad.

Fuente: Perú21